Ande el alma confiada en la misericordia del Señor que es fiel y no dejará al demonio que la engañe, aunque siempre es bien se ande con temor. (M. VI, 3-17.)

Ande el alma confiada en la misericordia del Señor que es fiel y no dejará al demonio que la engañe, aunque siempre es bien se ande con temor. (M. VI, 3-17.)

Escrito en: sep 04, 2014

Ande el alma confiada en la misericordia del Señor que es fiel y no dejará al demonio que la engañe, aunque siempre es bien se ande con temor. ​(M. VI, 3-17.)

Facebook