Bien sabe Su Majestad aguardar muchos días y años, en especial cuando ve perseverancia y buenos deseos. (M. II, 1-3.)

Bien sabe Su Majestad aguardar muchos días y años, en especial cuando ve perseverancia y buenos deseos. (M. II, 1-3.)

Escrito en: sep 04, 2014

Bien sabe Su Majestad aguardar muchos días y años, en especial cuando ve perseverancia y buenos deseos. ​(M. II, 1-3.)

Facebook