Buscando las palabras

Buscando las palabras

Escrito en: oct 23, 2014

Camino-de-luz-Buscando-las-palabras-e1414066769517Hoy estamos en Río de Janeiro, y son tantas las cosas que han sucedido desde nuestra salida de Ávila que me da la sensación de que ha pasado un mes, cuando realmente han sido sólo 6 días.
Los Frailes, Aurilio, Emerson y Hudson nos acogieron en Sao Paulo para llevarnos al monasterio de Aparecida, Tremembé, Jundiaí y el espectacular Monasterio de las Madres de Jabaquara en pleno centro de Sao Paulo. También muy bella la Iglesia Sta. Teresinha, de los padres en Sao Paulo en un edificio que durante unos días pudimos llamar casa.
Desde que llegamos a Brasil quisiera destacar dos cosas, la amabilidad y acogida Carmelita que ya de por si es siempre muy cálida aumentada, más aún si cabe, por el carácter brasileño. Siempre hay alguien con un “suco”, agua, algún dulce o pequeño “petisco” para picar. No puedes mirar en ninguna dirección sin encontrar una sonrisa. De alguna manera, sencillamente te sientes en casa y feliz.
Y en segundo lugar la devoción y entrega de las personas, con una fuerte presencia de los seglares de Brasil y muchísimos feligreses, las ceremonias se convierten en fiestas, llenas de cantos y lágrimas de dicha. Tanto en las misas más solemnes como en las vigilias, o sencillamente en las pequeñas ceremonias de recibimiento del bastón, que aquí todo el mundo llama “Casado”, en cualquier momento las voces se hacen una para entonar melodías que no puedo sacar de mi cabeza. Creo que nos pasa a todos, que nos pasamos el día tarareando las canciones escuchadas horas antes.
El Provincial de San José-Brasil Sud Este el Frei Cleber Dos Santos, ofició una preciosa misa de despedida de la visita del Bastón a Sao Paulo. En una homilía muy hermosa en la que hablaba citando las palabras de Jesús “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, en un inspirado discurso, en el cual no hacía división entre lo terrenal y lo divino, todo lo contrario. Y apelaba a nuestra responsabilidad como cuidadores del mundo. Citando una de sus frases “el sexto día, Después de que Dios creara al hombre a su imagen y semejanza, nos confió el cuidado del mundo, no el Dominio, porqué sólo hay un Señor, Dios nuestro creador”.
Pero como siempre y de nuevo, lo que más me impresiona es la dicha que acompaña nuestra llegada. Las monjas nos reciben con la mayor de las alegrías, para ellas la visita del Bastón es más que significativa y nos explican que es un gran regalo pero también trae un mensaje y una invitación a seguir caminando.
Realmente a la hora de escribir este blog, muchísimas veces me quedo pensando delante de la pantalla, evocando caras, personas, conversaciones y no soy capaz de expresar lo vivido, me quedo sin palabras. No hallo superlativos lo suficientemente descriptivos. La emoción que atestiguo sobrepasa el lenguaje. Y quizás sólo encuentro dos palabras en la que cabe todo lo que desprenden: Amor y Fe. Y esto se traduce en una alegría que es aquello que me está costando describir… Pura. Alegría pura.
Amaya Álvarez
Camino de Luz

Facebook