Decreto del Excmo. Sr. Obispo de Córdoba, Mons.D. Demetrio Fernández González, sobre el Año Jubilar Teresiano

Decreto del Excmo. Sr. Obispo de Córdoba, Mons.D. Demetrio Fernández González, sobre el Año Jubilar Teresiano

Escrito en: oct 08, 2014

cordoba obispado
Mons. D. DEMETRIO FERNÁNDEZ GONZÁLEZ
por la gracias de Dios y de la Sede Apostólica
Obispo de Córdoba
D E C R E T O
Prot. Nº 1841/2014

La Penitenciaria Apostólica, el pasado día 24 de abril, respondió afirmativamente a la solicitud de concesión de la gracia de un Año Jubilar Teresiano para todas las diócesis de España (Ref. Prot. Nº 41/12/I y Nº 41/12/I), con ocasión del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Posteriormente, la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española, en su CCXXII reunión de los días 25 y 26 de junio de 2014, en relación con el citado Decreto de la Penitenciaría Apostólica, ha establecido que cada Obispo elija sus templos jubilares, teniendo presentes aquellos de monjas y frailes Carmelitas incluidos los Monasterios.

Atendiendo a los establecido en los citados decreto, podrán lucrar la Indulgencia plenaria los fieles cristianos que estén verdaderamente arrepentidos del pecado cometido, cumplan debidamente las condiciones acostumbradas (Confesión sacramental, participación en la Eucaristía y comulgar, y orar por las intenciones del Santo Padre), y participen en los actos que a continuación se indican, con la intención de recibir la Indulgencia:
1. Los fieles que participen en la solemne eucaristía presidida por el Obispo en la Santa Iglesia Catedral de Córdoba el día 15 de octubre del año 2014, y quienes, estando legítimamente impedidos, no puedan participar físicamente pero se unan espiritualmente a su retransmisión en directo a través de los medios de comunicación.
2. Los fieles que, durante este Año Jubilar, visiten y asistan a la eucaristía o algún acto jubilar o piadoso, o, al menos, dediquen un tiempo razonable a meditaciones piadosas, concluyendo con el Padrenuestro, el Credo e invocaciones a la Santísima Virgen Madre de Dios y a Santa Teresa de Jesús, en algunos de los siguientes templos:

a. Iglesias de los Padres Carmelitas Descalzos:

Iglesia Conventual de San José “San Cayetano” en Córdoba.
Iglesia del Desierto de Nstra. Sra. de Belén en Las Ermitas en Córdoba.

b. Monasterios de Monjas Carmelitas Descalzas de la Diócesis:

Monasterio Santa Ana y San José en Córdoba;
Monasterio San José y San Roque en Aguilar de la Frontera;
Monasterio San José y Santa Teresa en Bujalance;
Monasterio San José y Santa Teresa en Lucena;
Monasterio Nuestra Señora de la Sierra en San Calixto.

c. Capilla de la Sede de la Institución Teresiana en la Plaza de la Concha de Córdoba.
d. Capilla de la Casa de San Juan de Ávila en Montilla.
3. Las personas mayores, los enfermos y los que por causa grave no pueden salir de sus hogares, también podrán lucrar la Indulgencia plenaria, si se unen espiritualmente a las celebraciones Jubilares, hacen un acto de aborrecimiento del pecado y tienen la inteción de cumplir, lo antes posible, las tres condiciones establecidas, además de ofrecer sus oraciones y padecimientos a Dios misericordioso.

Los fieles podrán aplicar la Indulgencia a sí o en sufragio por las almas de los fieles que se encuentran en el Purgatorio.
Santa Teresa recorrió nuestras tierras cordobesas y estuvo en la ciudad de Córdoba. Posteriormente, se dirigió a San Juan de Ávila, a cuyo juicio sometió el Libro de la vida, que le respondió desde su casa de Montilla con aquella carta (nº 158) considerada como “la llave de oro” de la mística española del siglo XVI. El biógrafo Luis Muñoz señala los sentimientos de la Santa al enterarse de la muerte de Juan de Ávila: “La gloriosa Santa Teresa derramó por esta muerte copiosas lágrimas… le dijeron que por qué se afligía tanto por un hombre que se iba a gozar de Dios. A este respondió la Santa: “Lo que me da pena es que pierde la Iglesia de Dios una gran columna y muchas almas un gran amparo, que tenía en él”.

La celebración de este Año Jubilar es una ocasión particular de gracia a través de la peregrinación hasta los lugares donde continúa vivo el carisma de la Santa de Ávila. Para mejor disponernos a vivir este momento eclesial es necesaria la preparación, especialmente mediante la confesión sacramental que permitirá la reconciliación con Dios y con los demás hermanos, además de posibilitar el estado de gracia necesario para lucrar la Indulgencia. Con esta ocasión, quiero recordar a todos que Con esta ocasión, quiero recordar a todos que «la doctrina y la práctica de las indulgencias en la Iglesia están estrechamente ligadas a los efectos del sacramento de la Penitencia. La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos. La indulgencia es parcial o plenaria según libere de la pena temporal debida por los pecados en parte o totalmente. Todo fiel puede lucrar para sí mismo o aplicar por los difuntos, a manera de sufragio, las indulgencias tanto parciales como plenarias” (Código de Derecho Canónica, can 994-994)» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1471).

Siguiendo la indicación de la Penitenciaria, pido encarecidamente a los Superiores Religiosos y Capellanes de los citados Monasterios que, especialmente durante este tiempo, manifiesten su disponibilidad para favorecer la administración individual del Sacramento de la Penitencia.

La celebración gozosa de este Año Jubilar permitirá conocer mejor la valía y la grandeza de esta gran mujer y monja reformadora y de la doctrina siempre actual de esta Doctora de la Iglesia. Durante este año se promoverán especialmente iniciativas para difundir el conocimiento de la vida y enseñanzas de Santa Teresa, así como la visita de los lugares relacionados con ella en la Diócesis; asimismo, será un tiempo propicio para fomentar la catequesis y evangelizar niños, jóvenes y adultos y de impulsar acciones de tipo caritativo con los más necesitados.

El Año Jubilar ofrece a todos, y especialmente a la familia del Carmelo Descalzo, la oportunidad de recorrer un camino para el fortalecimiento de la fe, renovación de la vida cristiana, y de crecimiento en la aspiración a la santidad de vida. Que durante este camino jubilar, hagamos de Santa Teresa de Jesús la Madre y Maestra que sigue enseñándonos hoy el camino de la santidad por la senda del amor a Cristo y a su Iglesia.
Dado en Córdoba, a veinte de julio del año dos mil catorce.

  • Iglesia Conventual de San José “San Cayetano” en Córdoba.
  • Iglesia del Desierto de Nstra. Sra. de Belén en Las Ermitas en Córdoba.

b. Monasterios de Monjas Carmelitas Descalzas de la Diócesis:

  • Monasterio Santa Ana y San José en Córdoba;
  • Monasterio San José y San Roque en Aguilar de la Frontera;
  • Monasterio San José y Santa Teresa en Bujalance;
  • Monasterio San José y Santa Teresa en Lucena;
  • Monasterio Nuestra Señora de la Sierra en San Calixto.

c. Capilla de la Sede de la Institución Teresiana en la Plaza de la Concha de Córdoba.

d. Capilla de la Casa de San Juan de Ávila en Montilla.

3. Las personas mayores, los enfermos y los que por causa grave no pueden salir de sus hogares, también podrán lucrar la Indulgencia plenaria, si se unen espiritualmente a las celebraciones Jubilares, hacen un acto de aborrecimiento del pecado y tienen la intención de cumplir, lo antes posible, las tres condiciones establecidas, además de ofrecer sus oraciones y padecimientos a Dios misericordioso.

Los fieles podrán aplicar la Indulgencia a sí o en sufragio por las almas de los fieles que se encuentran en el Purgatorio.
Santa Teresa recorrió nuestras tierras cordobesas y estuvo en la ciudad de Córdoba. Posteriormente, se dirigió a San Juan de Ávila, a cuyo juicio sometió el Libro de la vida, que le respondió desde su casa de Montilla con aquella carta (nº 158) considerada como “la llave de oro” de la mística española del siglo XVI. El biógrafo Luis Muñoz señala los sentimientos de la Santa al enterarse de la muerte de Juan de Ávila: “La gloriosa Santa Teresa derramó por esta muerte copiosas lágrimas… le dijeron que por qué se afligía tanto por un hombre que se iba a gozar de Dios. A este respondió la Santa: “Lo que me da pena es que pierde la Iglesia de Dios una gran columna y muchas almas un gran amparo, que tenía en él”.

La celebración de este Año Jubilar es una ocasión particular de gracia a través de la peregrinación hasta los lugares donde continúa vivo el carisma de la Santa de Ávila. Para mejor disponernos a vivir este momento eclesial es necesaria la preparación, especialmente mediante la confesión sacramental que permitirá la reconciliación con Dios y con los demás hermanos, además de posibilitar el estado de gracia necesario para lucrar la Indulgencia. Con esta ocasión, quiero recordar a todos que Con esta ocasión, quiero recordar a todos que «la doctrina y la práctica de las indulgencias en la Iglesia están estrechamente ligadas a los efectos del sacramento de la Penitencia. La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos. La indulgencia es parcial o plenaria según libere de la pena temporal debida por los pecados en parte o totalmente. Todo fiel puede lucrar para sí mismo o aplicar por los difuntos, a manera de sufragio, las indulgencias tanto parciales como plenarias” (Código de Derecho Canónica, can 994-994)» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1471).

Siguiendo la indicación de la Penitenciaria, pido encarecidamente a los Superiores Religiosos y Capellanes de los citados Monasterios que, especialmente durante este tiempo, manifiesten su disponibilidad para favorecer la administración individual del Sacramento de la Penitencia.

La celebración gozosa de este Año Jubilar permitirá conocer mejor la valía y la grandeza de esta gran mujer y monja reformadora y de la doctrina siempre actual de esta Doctora de la Iglesia. Durante este año se promoverán especialmente iniciativas para difundir el conocimiento de la vida y enseñanzas de Santa Teresa, así como la visita de los lugares relacionados con ella en la Diócesis; asimismo, será un tiempo propicio para fomentar la catequesis y evangelizar niños, jóvenes y adultos y de impulsar acciones de tipo caritativo con los más necesitados.

El Año Jubilar ofrece a todos, y especialmente a la familia del Carmelo Descalzo, la oportunidad de recorrer un camino para el fortalecimiento de la fe, renovación de la vida cristiana, y de crecimiento en la aspiración a la santidad de vida. Que durante este camino jubilar, hagamos de Santa Teresa de Jesús la Madre y Maestra que sigue enseñándonos hoy el camino de la santidad por la senda del amor a Cristo y a su Iglesia.

Dado en Córdoba, a veinte de julio del año dos mil catorce.

Demetrio Fernández González, Obispo de Córdoba

 

Carta Pastoral. “A tiempos recios, amigos fuertes de Dios” 

Facebook