Día de la Sagrada Familia 

Día de la Sagrada Familia 

Escrito en: dic 28, 2014

sagrada familia santa teresaSagrada familia santa teresa de jesus

Hoy nos unimos a la celebración del Día de la Sagrada Familia con esta lectura orante del Evangelio en clave teresiana (Lucas 2,22-40):

“Vos, Señor, venís a una posada tan ruin como la mía. Bendito seáis por siempre jamás” (Santa Teresa, Vida  22,16).  

Un hombre llamado Simeón… aguardaba el Consuelo de Israel y el Espíritu Santo moraba en él. La oración interior nos ayuda a descubrir en nosotros la presencia del Espíritu Santo. De una forma misteriosa, escondida, el Espíritu va haciendo nacer esperanzas de consuelo para la humanidad. Simeón vivía así: esperando una Presencia; su silencio estaba habitado por el deseo hondo que ponía el Espíritu. Lo más bello lo tenemos dentro y ahí hay que buscarlo para vivir en la verdad. Este fue, también, el gran descubrimiento que dejó asombrada a Teresa de Jesús: en la interioridad hay un deseo profundo, que nos regala gratuitamente el Espíritu. “¡Oh Señor mío!, qué bueno sois. Bendito seáis para siempre… Señor mío, dais como quien sois. ¡Oh largueza infinita, cuán magnificas son vuestras obras!” (V 18,3).

Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. La oración interior es la ocasión para que el Espíritu se comunique con nosotros. “Suyo (es) aquel recaudo o billete escrito con tanto amor, y de manera que sólo vos quiere entendáis aquella letra y lo que por ella os pide” (7M 3,9).Simeón sabía escuchar al Espíritu; su interioridad estaba abierta para recibir los dones de quien “nunca se cansa de dar” (V 19,15). De Simeón podemos hacer este elogio teresiano: “Bienaventurada el alma que trae el Señor a entender verdades” (V 21,1). La mayor verdad es ver a Jesús. Esta es la pretensión del Espíritu: que nuestros ojos vean a Jesús, que nos encontremos con Él.

Impulsado por el Espíritu Santo fue al templo. Miramos a Simeón, impulsado por el Espíritu. Miramos a la Iglesia, fortalecida por el aliento del Espíritu. ¡Qué fuerza tienen sus dones! Teresa de Jesús sintió su fuerza en su interior y proclamó asombrada: “¡Oh grandeza de Dios y cómo mostráis vuestro poder en dar osadía a una hormiga!” (F 2,7).  En la oración interior escuchamos la voz del Espíritu, sentimos cómo nos empuja para que vayamos a Jesús, enciende en nosotros el amor verdadero para amar al Amor. “Por qué de caminos, por qué de maneras, por qué de modos nos mostráis el amor” (Conceptos 3,14). En presencia de María y de José queremos vivir al aire del Espíritu, con los ojos fijos en Jesús: “De un alma que está ya determinada a amaros y dejada en vuestras manos, no queréis otra cosa que obedezca. Vos, Señor mío, tomáis ese cuidado de guiarla por donde más aproveche” (F 5,6).

Cuando sus padres entraban con el Niño Jesús… lo tomó en brazos y bendijo a Dios: ‘Mis ojos han visto a tu Salvador’. Simeón tomó al Niño en brazos, ¡cuánta ternura!, dejó que la carne de Jesús tocara su esperanza, ¡cuánta alegría! Saltó de gozo ante José y María, los que aman a Jesús como Él merece, los que conocen la bondad que ha aparecido en la tierra, los que escuchan con asombro todo lo que se dice del Niño, los que cada vez son más de Jesús. El Espíritu le abrió los ojos para ver al Salvador. Jesús es nuestra luz. Oramos con Teresa de Jesús: “Pues mirad, Señor, que los míos están ciegos… Dadme Vos luz” (C 15,5), que “todo el daño nos viene de no tener los ojos en Vos” (C 16,11). Con Teresa de Jesús confesamos nuestra fe y nuestro amor: “En veros cabe mí, he visto todos los bienes” (V 22,6).

 

Facebook