Domingo segundo de Cuaresma 

Domingo segundo de Cuaresma 

Escrito en: mar 01, 2015

Lectura orante del Evangelio en clave teresiana: Marcos 9,2-10

“Quien más le entiende más le ama y le alaba” (Vida 37,2).  

Jesús se transfiguró delante de ellos. También nosotros, como los discípulos, estamos a falta de un encuentro transfigurador con Jesús. Él lo sabe y nosotros lo intuimos al ver “la bajeza de un alma cuando no anda Dios siempre obrando en ella” (V 37,7). Cuando Jesús quiere, porque la iniciativa es suya, nos lleva al monte para tener una experiencia fuerte de su luz. Allí, descalzos de nuestra mentalidad, en silencio y soledad, abre nuestro corazón a su alegría. La luz que sale por todos sus poros nos toca y nos sana. “¡Oh Señor mío, oh Rey mío! ¡Quien supiera ahora representar la majestad que tenéis!…Espanta mirar esta majestad; mas más me espanta, Señor mío, mirar con ella vuestra humildad y el amor que mostráis a una como yo” (V 37,6). “De ver a Cristo me quedó imprimida su grandísima hermosura” (V 37,4).

Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: ‘Maestro, ¡qué bien se está aquí!’ Cuando el Señor se muestra, quedamos desconcertados. No sabemos lo que decimos, es el corazón, “con gran gozo interior” (V 38,11), el que habla. “Algunas veces desatina tanto el amor… todo me lo sufre el Señor. ¡Alabado sea tan buen Rey!” (V 37,9). El encuentro de Jesús, “hermosura que excede a todas las hermosuras” (P 8), nos “hace entender qué cosa es andar un alma en verdad delante de la misma Verdad” (V 40,3), nos libera de toda atadura extraña a nuestra vocación de hijos amados. “Después que vi la gran hermosura del Señor, no veía a nadie que en su comparación me pareciese bien ni me ocupase… con poner un poco los ojos en la imagen que tengo en mi alma, he quedado con tanta libertad” (V 37,4).    

Salió una voz de la nube: ‘Este es mi Hijo amado; escuchadlo’. Acogemos con inmenso gozo este testimonio del Padre.Jesús es todo para nosotros. “¡Oh riqueza de los pobres!” (V 38,21). “Sea bendito por siempre, que tanto da y tan poco le doy yo. Porque ¿qué hace, Señor mío, quien no se deshace toda por Vos? ¡Y qué de ello, qué de ello, qué de ello –y otras mil veces lo puedo decir-, me falta para esto!” (V 39,6). Escuchar a Jesús, ¡qué maravilla! “Ni hay saber ni manera de regalo que yo estime en nada, en comparación del que es oír sola una palabra dicha de aquella divina boca, cuánto más tantas” (V 37,4). “¡Oh Grandeza y Majestad mía! ¿Qué hacéis, Señor mío todopoderoso?” (V 40,4). ¿Cómo responder a tanto amor?  “Comenzóme a crecer la afición de estar más tiempo con Él” (V 9,9).

De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús. “Los ojos en Él” (V 35,14). Solo Jesús, solo con Jesús, icono bello del amor, dador de sentido, amigo y compañero en cuya fuente se renueva nuestra identidad. “Con mirar vuestra persona, se ve luego que es solo el que merecéis os llamen Señor” (V 37,6). “En todo se puede tratar y hablar con Vos como quisiéremos” (V 37,6). Y con Jesús, todos sus amigos, todos los pequeñitos de la tierra. Mirarle a Él, que va delante, nos alegra. Mirar a los pobres, nos acerca cada vez más a Jesús. Esta es la música que da alas a nuestros pies para anunciar la alegría del Evangelio: “Juntos andemos” (C 26,6).

Facebook