Dos hora son de vida, grandísimo el premio, y cuando no hubiera ninguno sino cumplir lo que nos aconsejó Cristo, era grande la paga. (C. 2-7.)

Dos hora son de vida, grandísimo el premio, y cuando no hubiera ninguno sino cumplir lo que nos aconsejó Cristo, era grande la paga. (C. 2-7.)

Escrito en: sep 03, 2014

Dos hora son de vida, grandísimo el premio, y cuando no hubiera ninguno sino cumplir lo que nos aconsejó Cristo, era grande la paga. ​(C. 2-7.)

Facebook