El es nuestro dechado; no hay qué temer quien por sólo contentarle siguiere sus consejos.(V. 15-13.)

El es nuestro dechado; no hay qué temer quien por sólo contentarle siguiere sus consejos.(V. 15-13.)

Escrito en: sep 03, 2014

​El es nuestro dechado; no hay qué temer quien por sólo contentarle siguiere sus consejos.​​(V. 15-13.)

Facebook