El Libro de la Vida, la exposición

El Libro de la Vida, la exposición

Escrito en: sep 25, 2014

expo malagon2

Hasta el próximo 30 de septiembre se puede visitar la exposición sobre “Libro de la Vida”, escrito autógrafo de la primera mujer que fue declarada como Doctora de la Iglesia.  El Centro Cultural de Malagón (Ciudad Real) expone esta muestra sobre uno de los escritos de Santa Teresa de Jesús antes de apertura del V Centenario, el próximo 15 de octubre.

Esta semana se ha inaugurado la muestra que se podrá visitar en el hall y primer piso del Centro Cultural Santa Teresa (Calle Tercia 56), que estará abierta al público hasta el martes 30 de septiembre, en horario de lunes a viernes 10 a 14h y de 17 a 19h. Los fines de semana de 12 a 14h. y de 16 a 19h. Con entrada Libre para el público.

El objetivo principal de la exposición es dar a conocer una de las obras mas importantes de Santa Teresa. Una muestra didáctica en la que Santa Teresa nos cuenta lo que Dios hace en su persona, y por extensión lo que puede hacer en cada uno de nosotros.

Es el primer gran escrito de Teresa, también el más doctrinal, el más rico de datos autobiográficos, por ello se le conoce como la autobiografía de la Santa. Indispensable para conocer su vida mística y el comienzo de su actividad fundadora. Es además el más sobrecogedor de sus escritos: la más intensa revelación de un alma con que cuentan nuestras letras.

Aunque no es una autobiografía propiamente dicha. Más que una autobiografía, el libro es una relación en torno al conflicto de su vida espiritual cuando ésta se le ha vuelto misteriosa y sobrecogedora a causa de sus experiencias místicas… Son estas vivencias profundas, místicas, las que vertebran el relato. Cuando envíe el libro al primer lector, (es el P. Báñez que lo aprueba) dirá con sencillez que “le fía su alma”. El libro contiene su alma.

El título con que lo encabeza: “Libro de la Vida” o sencillamente “Vida” es un título postizo no original de la autora. Se lo impusieron en fecha tardía los bibliotecarios del Escorial.

Hacia el final de su vida la autora escribe: “intitulé este libro DEexpo malagon LAS MISERICORDIAS DE DIOS” (Carta 415, 1)

Fray Luís de León, al publicarlo por primera vez, lo había titulado: “La Vida” o bien “La vida de la Madre Teresa de Jesús y algunas de las mercedes que Dios le hizo, escritas por mandato de su confesor, a quien lo envía y dirige”.

Teresa narra la historia de su vida y la intervención de la gracia en su existencia, desde su niñez hasta el año 1565. Podemos distinguir en el libro 5 secciones:

  • cc. 1-10: autobiografía; desde la niñez a la “conversión”;
  • cc. 11-22: doctrina sobre la oración y sus grados a partir de su experiencia personal;
  • cc. 23-31: autobiografía y doctrina sobre algunas gracias extraordinarias;
  • cc. 32-36: prehistoria e historia de la fundación de San José.
  • cc. 37-40: últimas gracias místicas de este período.

Lo terminó de escribir en junio de 1562 en el palacio de los Señores de Malagón en Toledo, la casa de Ares Pardo y de Dña Luisa de la Cerda, La Casa de Mesa. Luego rehecho y ampliado en San José de Ávila, posiblemente en 1565. Sólo esta segunda redacción ha llegado a nosotros, la primera se ha perdido.
Se conserva esta segunda redacción en la real biblioteca de San Lorenzo del Escorial. El libro fue entregado a la inquisición en 1574 por la intrigante princesa de Éboli y otros. Y ya no saldrá de la prisión inquisitorial hasta después de muerta la autora.
Aunque escribe por mandato de sus confesores, según dice ella en el prólogo, añade que también ha sido por moción interior, bajo el misterioso impulso del MAESTRO INTERIOR. Cuando esto escribe está haciendo la travesía de la fase más incandescente de su vida mística, convencida de que la intensidad de sus experiencias está a punto de romper la tela de la vida.
La Santa contará su historia, pero como historia de salvación, y lo hará en una extensa “relación” que será a la vez verdadera teología narrativa.
Hay en el Libro un tema central que lo llena todo: la práctica de la oración, del trato de amistad con Quien sabemos nos ama, en el que sin pretenderlo ni imaginarlo se convirtió en maestra, no sólo de sus hijas, sino en la Iglesia y para la Iglesia.
Teresa se propone contar lo que ha pasado por su alma y engolosinar al lector facilitándole la degustación de ciertas mieles de la vida del Espíritu.
Ante todo, la Santa en su libro testifica el paso de Dios por su vida. Ejerce el profetismo porque antes de dirigir su palabra a los hombres, ha precedido el encuentro con Dios.
Por eso, el núcleo del relato autobiográfico de Teresa se cifra en la afirmación pura y simple de que ella en Cristo se encontró con Dios. Sin este dato el relato de su libro se desarticula y se vuelve ininteligible.
Otra característica de la Santa es que dispone de una extraña veracidad. Eso fue lo que convulsionó a una judía filósofa atea, Edith Stein que, al leer el libro de Vida, no pudo refrenar su impresión de que en este libro “Aquí está la verdad”. Y se convirtió al catolicismo; poco después entra en el Carmelo y muere mártir del nazismo.

Facebook