“El V Centenario nos une de nuevo como familia en torno a la palabra y el carisma que ella supone para la Iglesia”

“El V Centenario nos une de nuevo como familia en torno a la palabra y el carisma que ella supone para la Iglesia”

Escrito en: jun 30, 2014

Las Madres Carmelitas Descalzas de Olza, Navarra, nos relatan cómo se están preparando para el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús.Carmelitas Olza

Define qué significa para la OCD el V Centenario de Santa Teresa de Jesús.
Creemos que, más allá de conmemoraciones históricas y festejos al exterior, el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús tiene otra transcendencia. Está siendo el aglutinante de toda la Orden en la lectura y actualización de su obra escrita y legada a la familia del Carmelo. Estos años de preparación, con la lectura comunitaria y personal de sus libros y escritos, nos están permitiendo no sólo releerla, sino conocerla mejor, gracias a los cursos, estudios, congresos, publicaciones, reediciones críticas… Nos une de nuevo como familia en torno a la palabra y el carisma que ella supone para la Iglesia. Y sin duda, eso ya es el mejor fruto del Centenario.
Ello nos fuerza, por supuesto, a revisar nuestra identidad, a revisar cómo vivimos nuestra llamada al Carmelo teresiano, cómo lo transmitimos a las nuevas generaciones. Nos interroga sobre el modo en que debiéramos plasmarlo en estos tiempos, qué claves teresianas tendríamos que poner en primera línea, para que este momento de gracia, que es sin duda el significado último del Centenario, no quede baldío por falta de responsabilidad y coherencia hacia la herencia teresiana.
¿Qué importancia tiene Santa Teresa de Jesús actualmente?
En el contacto que tenemos con los laicos que acuden a nuestro monasterio, nos estamos viendo gratamente sorprendidas por la familiaridad y cercanía que muchos de ellos manifiestan por ella.
Hay personas que la leyeron en su juventud, en los años de estudio, y guardan el recuerdo de aquellas lecturas. Hoy, al oír hablar de ella quieren volver a sus escritos, pero desde otro ángulo, con el deseo de aprender de su magisterio el camino de la oración. Y están sintiéndose identificadas con ella.
También hay otras muchas que la conocen por participar en grupos de formación y personalización de la fe. En esos cursos para seglares, Santa Teresa es maestra obligada, junto a San Ignacio y San Francisco. Por eso, ya la conocen y están habituados a su lectura.
De cualquier modo, la importancia de la Santa, como lo fue para su tiempo, está en que pueda abrir caminos de renovación eclesial, impulsando con su palabra, con su atracción mistagógica, (con su intercesión, también), una nueva renovación espiritual en la vida personal de los creyentes, y de las comunidades. En una época de profunda crisis del sentido del ser cristiano, la gracia de Teresa puede contagiar el entusiasmo por la vida en profundidad, en relación de comunión con Jesús, en el horizonte de una vida mística como llamada a todo bautizado. La Santa nos invita a recorrer los caminos del Espíritu que llevan a vida en la Comunión con Dios y los hermanos, y que actualmente constituye la clave de comprensión del ser de la Iglesia.
¿Por qué creéis que estamos ante un acontecimiento único e histórico?
Podría parecer que lo es por lo “redondo” del número. Cierto que 500 años son un tramo muy largo de tiempo: sólo un carisma del Espíritu puede afrontar el paso y el desgaste de tanto tiempo.
Está diciéndonos que si la vida de esta mujer sigue siendo noticia y es invocada en la vida de la Iglesia es porque continúa siendo un paradigma para el creyente, un testigo cualificado de la “Historia de la Salvación”, obra personal de Dios mismo. Para la literatura, se ha convertido en un “clásico”, porque su palabra tiene autoridad y puede ser comprendida en toda época de la Historia humana.
En suma, el reto que tal fecha nos pone delante es el de saber si estamos a la altura de una celebración que va a poner en el centro de las miradas de toda la Iglesia al Carmelo, heredero y depositario de un estilo y forma de vida que marcaron la vida y trabajos de esta mujer arrebatada por Dios de una vida tranquila, en un gran convento de la época, para iniciar un modo nuevo de vida orante y fraterna para servir a Jesús y a la Iglesia de Jesús.
El acontecimiento es único si lo contemplamos como la oportunidad de empaparnos y dejarnos penetrar del vigor de espíritu que animaron la vida y cansancios de la Madre Teresa por servir en los proyectos que Dios le ponía delante. Será único e histórico si los Convento OCD Olza NavarraCarmelitas, hermanas y hermanos, recreamos con nuestras vidas ese precioso carisma que la Santa nos ha dejado como herencia y tarea, como eje de nuestro ser Iglesia. Si no, quedará en una fecha relevante, eso sí, pero como mero archivo de celebraciones y encuentros, programaciones y eventos populosos.
Vivimos en un momento de la Iglesia y de la Historia que requieren testigos de la experiencia de Dios. Hoy es lo que las personas demandan, más que intelectuales o teólogos: ¿sabremos los hijos e hijas de Teresa ser los “experimentados” que hablan de lo que han visto y vivido de cerca, los que han hecho el camino de la oración y la amistad con el Jesús del Evangelio?
Con todo, somos conscientes, también de que la herencia teresiana no queda encerrada en las estructuras del Carmelo. No somos los únicos depositarios del carisma de la Santa. Son muchas las personas que viven en otros marcos de vida su experiencia orante y se sienten impulsadas a recrear en otros modos de vida esta rica espiritualidad que ha marcado la vida de la Iglesia y de muchas generaciones de creyentes. Pueden abrirse paso otras formas de vida consagrada o laical que lo encarnen: ¡no se agota la Santa ni el Espíritu que la suscitó!
¿Qué actividades están preparando en la Comunidad para conmemorar el V Centenario?
Nuestro monasterio seguirá ofreciendo a los laicos, a todo el que quiera venir, “las tardes con Teresa”, tardes de oración de ciertos sábados del año para orar escuchando a la Santa. Son tardes completas, una especie de Retiro, como algunos lo califican, que propicia el silencio largo, o la oración compartida (ofrecemos la posibilidad de una doble dinámica) y que termina reuniendo a todos en una celebración orante, con lecturas teresianas, bíblicas, con cantos de interiorización sencillos.
La experiencia ya tiene 4 años de rodaje. Nos hemos dado cuenta de que ésta responde a la necesidad de mucha gente que busca espacios y lugares, personas con las que vivir su ser cristiano y, en concreto, la vida de la oración. Vemos mucha búsqueda a la que dar respuesta, hambre y sed de Dios. Los caminos del Espíritu son muy atrayentes para muchos. Y la verdadera necesidad.
Colaboraremos, también, con los Hnos. Carmelitas de la Provincia, y acudiremos a su Escuela de oración de Pamplona para dar alguna charla. Asimismo estamos invitadas a participar en los encuentros de oración de nuestro Arzobispo con los jóvenes, alguna vez durante el curso próximo. Con los medios de comunicación de la diócesis tendremos alguna colaboración de artículos, entrevistas…
El Papa Francisco está cambiando la Iglesia, ¿en qué se parece a la labor que realizó Santa Teresa de Jesús?
Encontramos la semejanza de ser unos magníficos comunicadores, que saben llegar a la gente por su lenguaje llano, adaptado al cristiano de la calle, empatizando con la búsqueda y problemas de los que les escuchan. En ellos se ve que la Iglesia es humana, cercana, compasiva. Que sabe hablar al corazón. Y que sabe transmitir el mensaje primordial: Cristo es el camino y medio de llegar a Dios, su Humanidad es el centro de la Revelación cristiana que nos acerca la verdad del ser de Dios. Es lo que tiene que anunciar la Iglesia, dicen los dos.

Facebook