En tomando el Hábito, luego me dio el Señor a entender cómo favorece a los que se hacen fuerza para servirle, la cual nadie entendía en mí, sino grandísima voluntad. (V. 4-2.)

En tomando el Hábito, luego me dio el Señor a entender cómo favorece a los que se hacen fuerza para servirle, la cual nadie entendía en mí, sino grandísima voluntad. (V. 4-2.)

Escrito en: sep 04, 2014

En tomando el Hábito, luego me dio el Señor a entender cómo favorece a los que se hacen fuerza para servirle, la cual nadie entendía en mí, sino grandísima voluntad. ​(V. 4-2.)

Facebook