ARROJO Y VALENTÍAS SIEMPRE HACEN BUENAS MIGAS

ARROJO Y VALENTÍAS SIEMPRE HACEN BUENAS MIGAS

Written in: Sep 26, 2015

LERMA – PALENCIA

El sentido del singular trayecto que va trazando Path of Light, con sus subidas y bajadas y sus torceduras de mapa, no es algo que haya sido revelado al comienzo de esta aventura a los tres integrantes de la misma. Más bien, sin atentar a la realidad de los hechos, ha sido un encuentro directo con la autenticidad y actualidad del mensaje teresiano.

From Lerma recuerdo los chapiteles herrerianos arañando al sol. Las cuatro gotas que cayeron sobre la caja de cristal del bastón. La puerta a la ciudad amurallada, enfrentada al convento de la Calle Carmen número 2. Nuestro humilde hostal, donde entre lavada de dientes y redacción de los sucesos de la jornada, la incertidumbre tomaba posesión del cargo en Barcelona.

Lerma fue una parada extraña. No por su gente, que rápida estuvo a regalar todo tipo de elogios a la Santa y que nos animó a sumarnos a una oración divertida que exigía poner todo el cuerpo a temblar.

Ahí tuve que salir a pasear. Y cuando uno pasea de ese modo, con las manos en los bolsillos y contando las baldosas del suelo, es que lleva la cabeza llena.

"Habíadesme engañado, que decíades que era mujer; a fe, no es sino hombre varón y de los muy barbados". Estas divertidas palabras recoge el Dr.P. Daniel de Pablo Maroto, OCD, en su obra Teresa en Oración en referencia a las dirigió el P.Salinas, dominico, to the P.Bañez, amigo y confesor de Saint Teresa de Jesús.

Mujer tan extraordinaria que hasta podía pasar por un gran hombre. Puede tacharse de un pensamiento anacrónico sostenido en género fuerte y débil. Pero si nos trasladamos al S.XVI y empezamos a encajar la valentía y poso de esta emprendedora de castellano antiguo, que a los 47 años se echó a los caminos, se entiende la comparativa y el peso que fue adquiriendo esta mujer en vida por su arrojo y valentía.

Si la hagiografía comienza a ser para mí una llamada de atención a mi modo de contemplar la virtud y la moral en la realidad del siglo XXI, es por culpa de Teresa.

Y así, entre los “desvaríos propios” de quien se empieza a adentrar en un mundo espiritualmente inmenso, llegamos a Palencia. Esta fue una de las últimas fundaciones de la Santa. A esta tierra de corazón noble llegó tras una larga enfermedad y los achaques propios de una vida repleta de correrías y esfuerzos entre conventos. La gente, con galas de bautizos, bodas y comuniones, tarda poco en coger el control de la situación. Tan pronto como abrimos la cajuela, nos llevan de un lado a otro con indicaciones precisas y escuetas, con sonrisas de fondo. El bastón tiene mucho que recordar y a duras penas tenemos una mañana para ello.

Desde la última ubicación donde se encuentran las Discalced Carmelites, pues tres han sido los movimientos de zona necesarios en este medio millar de años por el crecimiento de la familia en la ciudad; el Alcalde, como ya hiciese el obispo Don Álvaro de Mendoza con Teresa; y el pueblo palentino nos muestran, aferrados al baculillo, los secretos de esta ciudad custodiada por el Cristo del Otero, que impone manos y bendiciones a los que se atreven a salir a la calle en su nombre.

Quizás, antes de concluir esta anécdota, sea necesario rescatar que no todo en Teresa of Jesus siempre fueron “determinadas determinaciones”. Hubo dudas. Pues ¿Qué sería de un santo sin dudas, sin que su “hágase tu voluntad” entrase en juego? Es así como Palencia and Burgos vieron la luz. En oración y dudas. El punto en común donde se traza el camino espiritual.

“Estando yo un día, acabando de comulgar, puesta en estas dudas y no determinada a hacer ninguna fundación (se refiere a Palencia y Burgos), había suplicado a nuestro Señor me diera luz para que en todo hiciese yo su voluntad; que la tibieza no era de suerte que jamás un punto me faltara este deseo. Díjome nuestro Señor a manera de represión: <<¿Qué temes? ¿Cuándo te he faltado yo? El mismo que he sido, soy ahora; no dejes de hacer estas dos fundaciones>>.

Y con estas palabras que tan acertadamente rescataron el Padre Tomás and Fernando Domingo en la obra Por los Caminos de Teresa y con las fatigas propias de esta travesía, nos marchamos de esta tierra con el corazón desbordado de gracias. Nos arrojamos con entusiasmo, al más puro estilo teresiano, a conquistar el norte.

Ricardo Morales Jiménez

Facebook