Domingo tercero del Tiempo Ordinario

Domingo tercero del Tiempo Ordinario

Written in: Jan 25, 2015

Lectura orante en clave teresiana

Prayerful reading of the Gospel in Teresian key: Marcos 1,14-20

“Mirad que convida el Señor a todos” (the Path 19,15).

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio. Comenzamos la oración abriéndonos sin temor a la acción del Espíritu Santo. Él nos pone ante Jesús, nos deja con Jesús para que estemos y hablemos con Él, “el amigo verdadero” que sale “sin espantarse” a anunciar el Evangelio a pesar de que han encarcelado la voz del profeta. En este momento podemos tener delante un rostro de Jesús: “Quisiera yo siempre traer delante de los ojos su retrato e imagen, ya que no podía traerle tan esculpido en mi alma como yo quisiera” (The 22,4). El amor de Jesús nos motiva, nos alienta para vivir el gozo del Evangelio y salir a anunciarlo. Si algo nos paraliza por dentro, nos conviene escuchar lo que le dijo Jesús a Teresa: “Diles (a todos tus miedos)… que si podrán por ventura atarme las manos” (R 19). Como Jesús conoce nuestra falta de audacia para proclamar hoy el Evangelio “nos ayuda con palabras y con obras… nos da aliento. Sea por todo alabado” (F 31,4).

‘Está cerca el Reino de Dios’. Jesús está cerca de nosotros, nos regala su mirada, “vuelve a cautivarnos una y otra vez” (Papa Francisco). Teresa nos invita a despertar esta presencia, una y otra vez: “Si os acostumbráis a traerle (cerca de vosotros) y Él ve que lo hacéis con amor… no le podréis echar de vosotros” (C 26,1); “Procurad representar a Cristo dentro de vosotros” (The 9,4), pues “no parece fue en su mano apartarse un momento de nosotros” (The 22,6), siempre está haciéndonos “llamamientos… para que nos acerquemos a Él” (2M 2). Su Reino es “un tesoro de vida y amor que no puede engañar” (Papa Francisco). Nada está más cerca de nosotros que su amor. “Si una vez nos hace el Señor merced que se nos imprima en el corazón este amor, sernos ha todo fácil” (The 22,14).

‘Convertíos y creed en el Evangelio’. Nos detenemos en estas palabras de Jesús, que “llenan de alegría el corazón y la vida entera” (Papa Francisco). ‘Convertíos’, ‘fiaos de Mí’. "Oh my Lord, que si de veras te conociésemos, no se nos daría nada de nada, porque dais mucho a los que del todo se quieren fiar de Ti!" (C 29,3). ‘Creed en el Evangelio’, “creed de Dios mucho más y más” (5M 1,8). “Dejad a Dios hacer” (The 22,15), porque nosotros “somos tan tardíos de darnos del todo a Dios, que no acabamos de disponernos” (The 11,1). Nuestra conversión es cosa suya. “Fortaleced (nuestra) mi alma y disponedla primero, Bien de todos los bienes y Jesús mío, y ordenad luego modo cómo hagamos algo por Ti, que no hay ya quien sufra recibir tanto y no pagar nada” (The 21,5).

Vio a Simón y a su hermano Andrés… Jesús les dijo: ‘Venid conmigo’. Ir por la vida con Jesús, ¡qué alegría! “¿Pensáis que es poco un tal amigo al lado?" (C 26,1). Buscarnos y encontrarnos en Él “es una dignidad tan grande que me regalo extrañamente en pensar en ella” (The 11,1). Nuestra oración ha sido un tiempo de gracia que termina en la entrega a Jesús de lo que somos: “Aquí está mi vida, aquí está mi honra y mi voluntad; todo os lo he dado, vuestra soy, disponed de mí conforme a la vuestra. Bien veo yo, mi Señor, lo poco que puedo; mas llegada a Vos, no os apartando de mí, todo lo podré” (The 11,5). “Juntos andemos, Mr.. Por donde fuereis, tengo de ir. Por donde pasareis, tengo de pasar” (C 26,6).

Facebook