El verdadero siervo de Dios a quien su Majestad ha dado luz del verdadero camino, en estos temores le crece el deseo de no parar. (C. 36-5.)

El verdadero siervo de Dios a quien su Majestad ha dado luz del verdadero camino, en estos temores le crece el deseo de no parar. (C. 36-5.)

Written in: Sep 04, 2014

​El verdadero siervo de Dios a quien su Majestad ha dado luz del verdadero camino, en estos temores le crece el deseo de no parar. ​(C. 36-5.)

Facebook