El carmen descalzo y las misiones

Written in: Christmas 10, 2015

EL CARMELO TERESIANO SE EXTIENDE

JULIO ALMANSA

Sec. Gral. Misiones, OCD

La historia de los Carmelitas Descalzos arranca el 24 August 1562 con la primera fundación realizada por Santa Teresa de Jesús en Ávila en el monasterio de San José, en su rama femenina, inaugurándose así la llamada Orden segunda o femenina, pues la primera era la masculina. En lo que respecta a los Carmelitas Descalzos, fueron fundados también por Santa Teresa de Jesús en Duruelo (Avila) as 28 de noviembre del 1568, contando entre sus primerísimos frailes a San Juan de la Cruz.

The 22 June 1580, después de muchas controversias, con el breve Pia Consideratione del papa Gregorio XIII se aprueba la separación de los Carmelitas Descalzos como provincia independiente de las españolas (O. Carm.) y dependiendo únicamente del Prior General de Roma. Este breve se ejecuta en el Capítulo de Alcalá de Henares (Madrid) as 3 de marzo de 1581, siendo elegido primer provincial el P. Jerome Gracian. In 1587 la Provincia independiente se convierte en Congregación (en esta fecha son ya cinco provincias de Carmelitas Descalzos) con un Vicario que gobierna la dicha institución, todavía dependiente del Carmelo (O. Carm.) y que elige como su primer vicario al P. Nicolás Doria (1588). In 1593 en el Capítulo General de Cremona el P. Doria consigue la separación jurídica de la Orden, hecho ratificado por el papa Clemente VIII y que nombró al dicho P. Doria primer Prepósito General hasta el capítulo que debía celebrarse en 1594. En dicho capítulo General, el primero ya de la nueva Orden de los Carmelitas Descalzos (OCD), fue elegido como Prepósito General el P. Elías de San Marín.

In 1584, el Carmelo Teresiano se expande más allá de los límites ibéricos, y se abre la primera casa de Carmelitas Descalzos fuera de España en el convento de Santa Ana (Genoa), en la patria del P. Nicolás Doria. Este mismo año, después de dos intentos fallidos, los Carmelitas Descalzos llegan como misioneros al Congo y un año después (1585) al Virreinato de la Nueva España (que corresponde en la actualidad poco más menos con el Estado de México). In 1597 los Carmelitas Descalzos fundan en Roma en el actual barrio del Trastevere en la pequeña iglesia de Santa María de la Escala. Tres años más tarde con el breve In apostolicae dignitatis (13-XI-1600) el papa erige los conventos italianos (Génova y Roma) con poco más de treinta religiosos en Congregación Independiente bajo el patrocinio de San Elías y con la facultad de erigir conventos en todo el mundo, exceptuando todos los territorios que pertenecían a la monarquía hispánica. El primer Prepósito General de la Congregación italiana fue Pedro de la Madre de Dios, natural de Daroca (Saragossa) y por lo tanto español, como la mayoría de los primeros miembros de la Congregación denominada italiana.

El espíritu misionero de la santa queda reflejado en la conocida cita que aparece en su libro de The Foundations y que explica en parte su nueva obra como una forma de evangelizar:

«A los cuatro años, (me parece era algo más), acertó a venirme a ver un fraile francisco, llamado fray Alonso Maldonado, harto siervo de Dios y con los mismos deseos del bien de las almas que yo, y podíalos poner por obra, que le tuve yo harta envidia. Este venía de las Indias poco había. Comenzóme a contar de los muchos millones de almas que allí se perdían por falta de doctrina, e hízonos un sermón y plática animando a la penitencia, y fuese. Yo quedé tan lastimada de la perdición de tantas almas, que no cabía en mí. Fuime a una ermita con hartas lágrimas. Clamaba a nuestro Señor, suplicándole diese medio cómo yo pudiese algo para ganar algún alma para su servicio, pues tantas llevaba el demonio, y que pudiese mi oración algo, ya que yo no era para más. Había gran envidia a los que podían por amor de nuestro Señor emplearse en esto, aunque pasasen mil muertes. Y así me acaece que cuando en las vidas de los santos leemos que convirtieron almas, mucha más devoción me hace y más ternura y más envidia que todos los martirios que padecen, por ser ésta la inclinación que nuestro Señor me ha dado, pareciéndome que precia más un alma que por nuestra industria y oración le ganásemos, mediante su misericordia, que todos los servicios que le podemos hacer (LasFundaciones 1, 4)»1.

In 1600 el papa Clemente XIII divide la nueva Orden de los Carmelitas Descalzos en dos Congregaciones la Española o de San José (quedó instaurada en la Península Ibérica y en sus colonias de ultramar) y la Italiana o de San Elías (que tenía a su cargo todos los territorios que no pertenecían a la monarquía hispánica). In 1875 ambas congregaciones, además de la de San Felipe de Portugal (1773-1835) se unieron formando la única Orden que existe en la actualidad.

EL TALANTE MISIONERO DE LOS PRIMEROS CARMELITAS

Detrás del hecho de la separación de las dos Congregaciones se halla el talante misionero de la Orden, ya que la de San Elías o Italiana, lo admite como algo consustancial al carisma Teresiano, mientras que la española, no lo ve así. Bien es verdad que un hecho suele estar producido por varias causas, en el hecho de la separación debemos anotar entre otras causas, además de la misionera, las que siguen: el aislamiento hispánico de Felipe II y sus sucesores en el trono, algún autor ha hablado de la «tibetización» de España; i.e., la monarquía no quería que una orden reformada en el suelo hispánico se irradiara por Europa y sufriera una contaminación de peligrosas ideas… En segundo lugar debemos citar las luchas de jurisdicciones entre el monarca y el Papa, recordemos que Felipe II tenía el derecho del patronato y el de presentación en la América Hispánica… Y por último y no por ello menos importante, el giro intransigente y legalista que había tomado la Reforma teresiana desde la irrupción en el poder del P. Nicolás Doria y su guerra a todo lo que oliera a dinámicas instauradas por el P. Jerónimo Gracián y algunas de las monjas más representativas, María de San José (Salazar), Ana de Jesús (Lobera)…

El Papa apreciaba la nueva Orden que había nacido en la Iglesia y quería utilizarla como un válido instrumento para irradiar el Evangelio de Cristo. En este contexto surge la primera misión encargada a los Carmelitas Descalzos para asentarse en Persia en 1604. Y a partir de esta fecha y como una gota de aceite que se expande por el agua, los Carmelitas Descalzos o Teresianos de la Congregación Italiana comienzan a misionar buena parte del mundo, sobre todo la zona europea y la zona del Oriente. Creemos que es importante anotar la importancia de los Carmelitas Descalzos en el nacimiento de la Congregación de Propaganda Fide2. Después del Concilio de Trento los papas estaban tras la idea de expandir el mensaje evangélico a las nuevas tierras descubiertas. Tropezaban una y otra vez con el Patronato hispánico y el Padroado portugués. In 1599 el papa Clemente VII creó “una Congregación Cardenalicia para atender los negocios de la Santa Fe y la Religión católica. Se le llamó Congregación de Propaganda Fide, nombre que se hará famoso en la estructura definitiva, establecida en 1622”3. Posteriormente y tras la muerte del cardenal de Santa Severina en 1602 es nombrado por el papa Clemente VIII el P. Pedro de la Madre de Dios como superintendente de las misiones. A su muerte en 1608 será nombrado por el papa Pablo V el P. Domingo de Jesús María. Vemos como los inicios de Propaganda Fide y los Carmelitas Descalzos tienen una historia común, plasmada en la Congregación de San Pablo (1608)4. La cual quiso ser una nueva Institución misionera que se nutriera de frailes carmelitas descalzos de las dos congregaciones ya existentes… el proyecto de la nueva Congregación fracasó casi desde el inicio. Sirva este breve apunte para mostrar y demostrar que los Carmelitas Descalzos tuvieron mucho que ver en el nacimiento y primera expansión de la Congregación de Propaganda Fide.

Primeras Misiones y Seminarios de Misiones

Como apuntábamos anteriormente los Carmelitas Descalzos son enviados como misioneros al Reino de Persia (más o menos el actual Irán). La Misión de Persia surge por mandato pontificio en 1604. En agosto de este año salieron los misioneros carmelitas que alcanzaron su destino tras tres años de viajes en diciembre de 1607. Iban como embajadores del Papa y también enviados por la corona española. En esta época el problema turco seguía latente. El rey español, Felipe III necesitaba de la ayuda persa contra el común enemigo: el Imperio Otomano. Y el Papa necesitaba de misioneros que anunciaran el Evangelio, sin las presiones ni de los poderes españoles ni de los portugueses. Los elegidos para tal misión fueron los Carmelitas Descalzos, con pocos años de vida, pero con un gran espíritu de abnegación y un apoyo inquebrantable al Sumo Pontífice. La primera fundación la realizarán en Ispahán (1607). Fue nuestra primera presencia en el Medio Oriente. Cuando nosotros fundamos era la capital del Imperio de los Persas. La capilla fue inaugurada el 2 February 1608 en honor del Nombre de Jesús y María. A petición del propio monarca, el gran Abbas, fueron trasladados a una casa de su propiedad y comenzaron la vida regular el 24 June 1609, esta nueva Iglesia fue dedicada a la Virgen María Madre del Monte Carmelo. La vida religiosa carmelitana continuó hasta el 1722, más o menos y de una manera estable. A partir de esta fecha y hasta 1757 siguieron unos pocos misioneros carmelitas. Los frailes tuvieron que abandonar Ispahán ante la llegada del ejército del Imperio Otomano.

Los Padres Carmelitas Descalzos también misionaron en la actual India. La ciudad de Goa contó con la primera fundación carmelitana en 1620. Y desde esta ciudad y poco a poco los Carmelitas se expandieron por diversos lugares de la India: Malabar (1657) Mogol (1696-1854).

También fue y sigue siendo importante nuestra presencia en actual país de Irak, antiguamente Mesopotamia. De hecho el actual arzobispo de Rito Latino de Bagdad, Mons. Sleiman, es carmelita descalzo. Nuestra presencia comenzó en 1721 y sigue en la actualidad.

Asimismo evangelizamos en China, después de los jesuitas fuimos enviados por el Papa a la corte imperial de Pekín. Comenzó nuestra presencia en 1719 y terminó con la muerte del último misionero, F. José María de Santa Teresa en 1791. Posteriormente y ya en el siglo XX, más en concreto en 1947 volvimos a China, pero la revolución comunista en 1951 les expulsó del país. También hubo una tentativa de fundar en el actual Madagascar, otrora isla de San Lorenzo a mitad del siglo XVII, la idea no prosperó.

Por último apuntar que los países de mayoría evangélica del norte de Europa fueron considerados países de misión y allí fueron a evangelizar los misioneros carmelitas, nos referimos a Inglaterra, Irlanda y Holanda.

Los Seminarios de las Misiones

Desde el inicio son conscientes de que para misionar bien y estar preparados necesitan de lugares dónde iniciarse en el conocimiento de las lenguas y costumbres de los pueblos a los que han de anunciar el Evangelio. In fact, surgen los Seminarios de Misiones. El primero fue el de Roma, que se asentó antes que en la ciudad eterna, en el convento de Montecompatri (1605). Aunque algunos historiadores afirman que nunca llegó a inaugurarse el Seminario de las Misiones en el convento de San Silvestre de Montecompatri. In 1613 se inauguró el Seminario en la ciudad eterna en la Iglesia de San Pablo en el Quirinal. Así se llamaba la iglesia que después de 1620 comenzó a denominarse como de Santa María de la Victoria. Esto es debido a la batalla de Montaña Blanca donde las huestes católicas derrotaron a las protestantes en la ciudad de Praga. Entre los capellanes de las tropas católicas se encontraba el P. Domingo de Jesús María que llevaba al cuello un cuadro de la Virgen María y arengaba a las tropas del Emperador. Así la Iglesia cambió el nombre al de Santa María de la Victoria. Atribuida la victoria a la Virgen que llevaba sobre el pecho el buen carmelita descalzo.

In 1655 el convento de la Victoria pasa a depender jurídicamente de la Provincia carmelitana de Roma. Se busca un nuevo puesto en Roma para los estudiantes carmelitas que quieren ir a Misiones. Se encuentra un sitio a propósito en la Basílica de San Pancracio y allí se instaura el Seminario de las Misiones en 1662. Y este será el lugar del Seminario de las Misiones hasta 1872 en que el nuevo gobierno italiano suprime las congregaciones religiosas.

Otro de los grandes Seminarios de Misiones será el de Malta. El Seminario de Misiones de Malta como tal fue fundado en Cospicua en la Isla de Malta en 1634. Este seminario fue destinado principalmente al estudio de la lengua árabe. En el estudiaban aquellos que debían evangelizar en Palestina, Siria, Mesopotamia y Persia.

Con la unión de toda la Orden en 1875 y en el contexto del nuevo colonialismo de las potencias europeas, los Carmelitas Teresianos expanden el Evangelio de Cristo según el carisma de Teresa de Jesús por muchos rincones de la tierra, Asia, América y África, principalmente.

Gracias a un documento impreso en 1952 en Roma y que lleva por título Zelo Zelatus Sum y que es un homenaje al P. Silverio de Santa Teresa conocemos las misiones carmelitanas descalzas que existían. Las misiones despendían de tres congregaciones vaticanas diversas: Propaganda Fide, Congregación Oriental y Congregación Consistorial. Dependía de Propaganda Fide: la Misión de Vijayapuram (India), Trivandrum (India) y los conventos de Malabar y de Margao-Magalore (India); en Ecuador existían dos Misiones la de San Miguel de Sucumbíos y la de Esmeraldas, Japón y Kuwait también eran evangelizados por los Carmelitas. Dependían de la Congregación para las Iglesias Orientales: la Misión de Bagdad (Irak); la Misión del Líbano y Turquía; los conventos de Tierra Santa y el convento de El Cairo (Egypt); también era regido por la Orden el gran seminario de Alwaye en India. Y por último dependía de la Congregación Consistorial (actualmente es la de los Obispos) la prelatura de Infanta en Filipinas.

LAS ÚLTIMAS PRESENCIAS

MISIONERAS DEL CARMEN HOY

Presentamos a continuación las 4 misiones más recientes en estos momentos: el proceso de instalación, los misioneros que están actualmente allí, y la orientación que tiene cada una de estas presencias misioneras actualmente:

Sri Lanka: Tras una primera experiencia (la comunidad originaria de la provincia de Flandes, que duró hasta el 1964) se pensó en la reapertura de la fundación, pero después se ha tenido que ir aplazando debido a la guerra civil étnica. Finally, después de un largo proceso de discernimiento y de un diálogo con el Cardenal, el Definitorio ha confiado esta misión a la Provincia de Tamil Nadu. Sabemos de buena fuente que desde hace 12 days (as 11/08/2014) ya hay dos padres en el lugar para poner en marcha la primera fundación en la Archidiócesis de Colombo. La primera fase es la inmersión lingüística (deben aprender sinhala), después harán pastoral en dos parroquias y mientras tanto irán preparando los cimientos de la nueva fundación. La prioridad de esta misión es el ministerio espiritual y la expansión de la Orden a través de la promoción vocacional.

Zambia: Esta nueva misión se ha puesto en manos de la Provincia de Manjummel. Cuatro padres ya se encuentran trabajando desde hace casi 10 meses (from 17 Jan. 2014). La comunidad se fundó en la diócesis de Chipata. Los padres (Joseph Balummel, Paxy Alumkal, Gladwin Maliekkal y Robin Koyimakado) ya saben la lengua, ahora están en la fase parroquial (son dos las comunidades parroquiales que habrá que gestionar). Mientras tanto, sabemos que ya está en marcha la construcción de la casa. Por Communicationes habréis leído que el 29 de julio se celebró la «puesta de la primera piedra» de la futura fundación en Mwanjawanthu, presidida por Monseñor George Lungu, y asistieron también a este acontecimiento el Vicario General Emilio Martínez, F. Georges Tambala, Definidor por África, algunos sacerdotes de la diócesis y varios miles de fieles provenientes de varias aldeas vecinas. Ya han preparado un plan de desarrollo para estos próximos 10 years, donde se incluye el ministerio pastoral, educativo, terapéutico, social y, mainly, la promoción vocacional y la formación.

Albania: The 26 de octubre en la iglesia de Sta. María de la Victoria, con la misa presidida por N.P. General tuvo lugar el envío de nuestros misioneros a Albania: F. Paolo Maria Barbiano (perteneciente al comisariato del Centro Italia), F. Mariano Tarantino (del comisariato de Sicilia) y el P. Adolfo Scandurra (de la provincia véneta). Los trabajos de construcción del nuevo monasterio y centro de espiritualidad (gracias al entendimiento que ha habido entre el Obispo y la Casa Generalicia) están bastante avanzados. Los tres misioneros continúan aprendiendo la lengua local, es más, parece que ya predican, dan ejercicios y cursos de formación a las comunidades que los rodean. Su trabajo, consiste en «estar con» aquella gente en un ambiente cordial compartiendo la riqueza del Carmelo, siempre en contacto con los dos Comisariatos y con un grupo de laicos y amigos que visitan de cuando en cuando la misión.

Bangladesh: La provincia de Manjummel está preparando la primera fundación en la Archidiócesis de Dhaka. Tres padres están aprendiendo la lengua en el norte de la India y ya han solicitado visado de entrada en el país. Una vez resueltos estos trámites, la idea es instalarse en una comunidad ofrecida por el Arzobispo, desde donde ejercerán su ministerio espiritual en las parroquias de la ciudad y también en el Seminario Mayor.

EL RECLAMO DE UNA NUEVA MENTALIDAD MISIONERA EN UN CONTEXTO DE GLOBALIZACIÓN

La convivencia entre las culturas y religiones ha modificado los confines y las circunstancias del anuncio evangélico. Los confines ya no son tanto geográficos sino culturales. La presencia en nuestras ciudades y pueblos de tantas expresiones religiosas nos interpela sobre nuestra forma de hacer misión, que ya no es una implantatio ecclesiae sino que este anuncio de Jesucristo (en este año que celebramos el 50 aniversario del decreto sobre la misión AD GENTES) convive con otras creencias y actitudes. Hacer misión hoy es ser capaces de tomar en serio unos y otros en su búsqueda existencial, a través de la superación de tantos límites, modos y accidentes para llegar finalmente a descubrir a Jesucristo como sanador, liberador y salvador, no de un modo fanático o triunfalista, sino desde la humildad, la caridad y la verdad.

The Church, como el Carmelo, tiene la gran ventaja de estar presente en muchos rincones del mundo. Los Carmelitas estamos presentes en 5 continentes y 84 countries. Aunque para muchos puede parecer hoy una lastra el pertenecer a una larga tradición, también es cierto que esta presencia multiforme como religiosos carmelitas nos convierte en un agente global de desarrollo, de concienciación que puede y debe influir en cambios para el bien de la humanidad; su palabra es una continua invitación a la justicia, a la coherencia y a buscar la armonía y la paz entre todos los pueblos.

Esta es la nueva mentalidad de la que poco a poco nos vamos impregnando tanto los carmelitas como todo aquel que se inicia en el mundo de las misiones. Hoy día, no se puede ir como francotirador; hay que contar con esa inmensa red misionera (hecha de religiosos, sacerdotes y laicos), que va desde el lugar más perdido en la inmensa África, pasando por las barricadas de Ucrania, hasta las parroquias y barrios periféricos de cualquier ciudad europea. Somos capaces de reconocerlos, y aunque quizá no se presentan con tanta pomposidad, ni rigorismo como en otros tiempos, siguen siendo los portavoces en un mundo que reclama un cambio, y portadores de un evangelio pendiente de estrenar en muchos lugares de nuestro planeta.

El obispo de la diócesis albanesa de Sape, Lucjan Avgustini, invitaba el año pasado a los carmelitas descalzos a abrir una misión en su diócesis. Respondieron a esta invitación tres carmelitas, los padres Paolo Maria Barbiano, Mariano Tarantino y Adolfo Scandurra. Han sido acogidos desde noviembre de las Carmelitas Descalzas en la localidad albanesa de Nenshat. Después de tres meses se ha inaugurado la primera sede de esta naciente comunidad de frailes en el mismo pueblo de Nenshat.

1 SANTA TERESA DE JESÚS, Obras Completas, EDE, 3ª Ed. Madrid, 1984, p. 321.

2 Un libro del P. FLORENCIO DEL NIÑO JESÚS explicita ya desde el título esta idea: La Orden de Santa Teresa, La Fundación de Propaganda Fide y las Misiones Carmelitas, Madrid, 1923.

3 DOMINGO A. FDEZ. DE MENDIOLA, «Opción Misional de la Congregación Italiana siguiendo el espíritu de Santa Teresa y la llamada de los Papas», en Monte Carmelo, vol. 110, Burgos, 2002, p. 156.

4 Ibídem., pp. 177-188.

Facebook