No hay dama que así le haga rendir como la humildad, ésta le trajo del cielo en las entrañas de la Virgen y con ella le traeremos nosotras de un cabello a nuestras almas. (C. 24-2.)

No hay dama que así le haga rendir como la humildad, ésta le trajo del cielo en las entrañas de la Virgen y con ella le traeremos nosotras de un cabello a nuestras almas. (C. 24-2.)

Written in: Sep 04, 2014

No hay dama que así le haga rendir como la humildad, ésta le trajo del cielo en las entrañas de la Virgen y con ella le traeremos nosotras de un cabello a nuestras almas. ​(C. 24-2.)

Facebook