Ramón García Domínguez: “Me he leído prácticamente toda la literatura de Santa Teresa”

Ramón García Domínguez: “Me he leído prácticamente toda la literatura de Santa Teresa”

Written in: Feb 05, 2015

Hoy se presenta en el Convento de la Santa en Ávila el libro “Para Siempre (Notebook secret girl Teresa of Jesus)" de Ramón García Domínguez. Este libro, destinado principalmente a público infantil, reproduce el supuesto cuaderno imaginario que escribiría Santa Teresa de Jesús cuando era una niña. Un diario íntimo en el que narró todo aquello que le sucedía, cosas en las que pensaba y se le ocurrían sobre la vida o su familia, a modo de confesión. Ramón García Domínguez es el escritor de esta novela que sale a la luz este año que se cumplen los 500 birthday of St. Teresa of Jesus. ¿Queréis saber un poco más del libro? A continuación podéis leer el resultado de la entrevista que le hemos realizado al autor.

P1070522

¿De dónde surge la idea para la elaboración de este “Cuaderno secreto”?

La idea de la novela surge de mi y a larga dedicación a la Literatura Infantil – Juvenil por un lado, y de mi acercamiento reciente a la figura y obra de Teresa de Jesús por otro.

No es la primera vez que novelo la infancia de un personaje histórico. Lo he hecho con Juan de Austria, que mientras prepara su armada contra el turco en Lepanto evoca él mismo su niñez; me atreví con la infancia de Alonsico Quijano, a quien imagino muchacho de diez años, cuarenta antes de convertirse en don Quijote de la Mancha; y ahora me he aventurado a novelar la niñez de Teresa de Ahumada, también narrada por el personaje en un supuesto e imaginario cuaderno secreto.

Durante este año teresiano se están publicando muchos libros sobre la Santa, ¿qué ofrece este que no hagan los otros?

Sé que este año eminentemente teresiano están publicándose unos cuantos libros sobre la santa escritora y mística, pero yo quería centrarme en su niñez: la traviesa niña Teresa y una pandilla de amigos, además de sus hermanos, son los protagonistas casi exclusivos del libro. Y todos los lances , aventuras y juegos infantiles en su Ávila natal, están contados por ella misma, en este supuesto “cuaderno secreto”, y contados además con la espontaneidad de una niña de diez, once y doce años, que ya deja entrever la espontaneidad y viveza del estilo teresiano de la escritora adulta.

¿Qué otra Santa Teresa se quiere mostrar al lector?

No es que quiera mostrar una santa Teresa distinta, sino que, repito, me he centrado en un periodo de su vida menos conocido, pero para mí, como escritor para niños, muy atractivo. En “El libro de la vida” de la monja Teresa hay muy pocas referencias a su niñez, escasísimas, por eso he tenido que indagar aquí y allá y luego usar a tope de mi imaginación, esa “loca de la casa”, como escribió la propia santa. Yo siempre parto de la base de que, en la literatura para niños, los personajes deben ser lo más cercanos posibles al lector, incluso en edad, un niño lector se identifica mejor con un personaje que piensa y actúa más a menos como él porque tiene también más o menos los mismos años.

¿Cómo de importantes consideras en el libro son el uso de las ilustraciones? ¿Sólo está indicado para público infantil?

El ilustrador de mi novelita, Albert Asensio, es un fuera de serie, ha hecho unas ilustraciones bellísimas. Yes, yo sí que pienso que en la literatura infantil son importantes las ilustraciones, aunque siempre en su justa medida, hay que dejarle también al lector que imagine al hilo de la lectura, no hay por qué dárselo todo hecho.

Y hablando de lectores, la novela no es exclusivamente para niños y jóvenes, para nada, yo creo que los adultos van a entrar muy bien en lo que nos cuenta la niña Teresa y cómo lo cuenta.

En tu currículo figura un amplio abanico de libros de literatura infantil. ¿Ha supuesto este nuevo libro un reto con respecto a los anteriores?

No sé si la novela ha sido un reto especial dentro de mi larga trayectoria de escritor para niños, yo cada relato lo afronto con todo el entusiasmo y ganas de que me salga bien. Aunque claro, la figura histórica con la que me he atrevido requería un pulso y un respeto especial. Pero estoy contento del resultado.

¿Conocías la figura de la Santa? ¿Qué has descubierto o reafirmado sobre ella en el proceso de elaboración del libro?

Por supuesto que conocía la figura de la santa, pero para escribir este relato me he leído prácticamente toda su literatura, todos sus libros, para hacerme lo más posible con su espíritu e incluso, en lo posible, con matices y rasgos de su estilo y manera de narrar. Incluso he mantenido algún modismo teresiano que me resultaba simpático a más no poder, por ejemplo “mijor” en lugar de mejor.

Facebook