Teresa of Jesus, conscious woman, deep

Teresa of Jesus, conscious woman, deep

Written in: Sea 04, 2015

santa-teresa-de-avila

A few days after International Women's Day, hoy os hablamos de Teresa de Jesús como mujer consciente y profunda de la mano de este texto escrito por Margarita Alcalde:

Una de las necesidades más acuciantes de nuestro mundo, today and forever, es la de la personalización, la de centrar nuestra mirada en la persona. Vivimos en un mundo necesitado de miradas que trasciendan las primeras capas que cubren lo esencial. Recuperar dignidad, traspasar fronteras y mirar al interior. Al fondo de las personas, de los acontecimientos, de la realidad que nos confunde y nos ilusiona. Volver la mirada a lo profundo, volverla a ese “hondón” en el que todos somos iguales; ahí donde lo humano y lo divino se confunden, donde nos encontramos con la invitación a ser libres, y con la promesa de ser felices. ¡Cuánto necesitamos recuperar y cultivar esta mirada que nos dignifica y nos capacita para ser lo que ya somos: hombres y mujeres liberados, amados, habitados y salvados!

Vamos a escuchar a la misma Teresa, especialista en mirar al interior y a descubrir la gran belleza y dignidad de cada ser humano, en el Camino de Perfección, chapter 28:

“Hagamos cuenta que dentro de nosotras está un palacio de grandísima riqueza, todo su edificio de oro y piedras preciosas, in the end, como para tal Señor; y que sois vos parte para que este edificio sea tal, como a la verdad es así… y que en este palacio está este gran Rey, que ha tenido por bien ser vuestro Padre, y que está en un trono de grandísimo precio, que es vuestro corazón… Todo esto es menester para que entendamos con verdad que hay otra cosa más preciosa, sin ninguna comparación, dentro de nosotras que lo que vemos por de fuera. No nos imaginemos huecas en lo interior”.

Y si no estamos huecos en nuestro interior, tenemos que darnos tiempo para escucharnos por dentro. Teresa se miró por dentro y allí se encontró con Jesús. Y nos invita a todos a hacer este mismo recorrido y a encontrarnos con Él.

Más conocido que el texto anterior es el de las Primeras Moradas, chapter 1:

“Considerar nuestra alma como un castillo todo de un diamante o muy claro cristal adonde hay muchos aposentos así como en el cielo hay muchas moradas; which, si bien lo consideramos, hermanas, no es otra cosa el alma del justo sino un paraíso adonde dice Él tiene sus deleites. For, ¿qué tal os parece que será el aposento adonde un rey tan poderoso, tan sabio, tan limpio, tan lleno de todos los bienes se deleita? No hallo yo cosa con qué comparar la gran hermosura de un alma y la gran capacidad; y verdaderamente apenas deben llegar nuestros entendimientos, por agudos que fuesen, a comprenderla, así como no pueden llegar a considerar a Dios, pues Él mismo dice que nos crió a su imagen y semejanza. For, si esto es como lo es, no hay para qué nos cansar en querer comprender la hermosura de este castillo; why, puesto que hay la diferencia de él a Dios que del Criador a la criatura, pues es criatura, basta decir Su Majestad que es hecha a su imagen para que apenas podamos entender la gran dignidad y hermosura del ánima”.

La Palabra de Dios, que acompañaba, iluminaba y confirmaba siempre a Teresa, inspiró el texto teresiano que acabamos de leer (Jn. 14, 2-6):

"In the anxious. Confiad en Dios y confiad también en mí. En la casa de mi Padre hay lugar para todos; de no ser así, ya os lo habría dicho; ahora voy a prepararos ese lugar. Una vez que me haya ido y os haya preparado el lugar, volveré y os llevaré conmigo, para que podáis estar donde voy a estar yo. Vosotros ya sabéis el camino para ir adonde yo voy. Tomás replicó: -But, Mr., no sabemos adónde vas, ¿cómo vamos a saber el camino?. Jesús le respondió: -Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie puede llegar hasta el Padre, sino por mí”.

Teresa conoció el camino, lo recorrió, y se encontró con Jesús. Y nos invita a todos a hacer este mismo recorrido y a encontrarnos con Él.

Facebook