Verdaderamente es de gran humildad verse condenar no teniendo culpa, y es gran imitación del Señor, que nos quitó todas las culpas. (C. 22-1.)

Verdaderamente es de gran humildad verse condenar no teniendo culpa, y es gran imitación del Señor, que nos quitó todas las culpas. (C. 22-1.)

Written in: Sep 04, 2014

Verdaderamente es de gran humildad verse condenar no teniendo culpa, y es gran imitación del Señor, que nos quitó todas las culpas. ​(C. 22-1.)

Facebook