Haga su Majestad como de cosa propia, ya no es suya el alma de sí mesmo; dada está del todo al Señor; descuídese del todo. (V. 17-2.)

Haga su Majestad como de cosa propia, ya no es suya el alma de sí mesmo; dada está del todo al Señor; descuídese del todo. (V. 17-2.)

Escrito en: sep 03, 2014

Haga su Majestad como de cosa propia, ya no es suya el alma de sí mesmo; dada está del todo al Señor; descuídese del todo. (V. 17-2.)

Facebook