Jesús Joel Peña Espinosa: “Santa Teresa revolucionó la figura de la mujer, de la religiosa y de la mística”.

Jesús Joel Peña Espinosa: “Santa Teresa revolucionó la figura de la mujer, de la religiosa y de la mística”.

Escrito en: may 26, 2014

Jesús Joel Peña Espinosa, historiador mexicano y comisario de la exposición que se puede ver hasta el próximo 14 de septiembre  en el Museo Regional de Puebla (Murep), perteneciente al Instituto Nacional de Antropología que lleva por título “Teresa de Jesús y el genio femenino”.

INAH

¿Cuál es la misión de esta muestra?
Poner en diálogo a la sociedad contemporánea con una de las más importantes figuras femeninas de la cultura occidental, quien vivió en el siglo XVI. Establecer una relación de cinco siglos y descubrir la vigencia de Teresa en la actualidad vertiginosa y secularizada, a través de los valores que ella encarnó, ubicando aspiraciones comunes y necesidades similares. Para México, para Puebla, es parte de su historia e identidad; por ello el Instituto Nacional de Antropología e Historia quiere contribuir en la reflexión de un personaje que marcó la historia y avivó la inspiración de artistas para producir un legado patrimonial que pertenece a todos los mexicanos. El interés es presentar la personalidad y la obra de Teresa de Jesús.

¿Qué importancia tiene Santa Teresa de Jesús?
Una mujer que tenía pasión por la lectura, que sabía construir proyectos, que supo defender sueños, que trabajó para conseguir objetivos, que mantuvo liderazgo y capacidad de enseñar, pero sobre todo que supo ejercer su libertad hasta lo máximo.
Destacar la importancia que la figura de Teresa de Jesús tiene:
– Como expresión en el ejercicio de la libertad
– Como manifestación del genio femenino que es motor de su propia historia: incidió en la cultura de su época y cuya influencia trascendió su espacio y su tiempo.
– Como uno de los rostros más destacados en la construcción de un modelo social en los últimos 500 años

¿De qué manera se destaca el perfil como mujer que forjó su propio destino?
En el caso de Teresa de Jesús, estamos frente a una mujer que rompió varios de los parámetros de comportamiento femenino propios de su época y de su sociedad, la España del Siglo de Oro.
La capacidad de Teresa para escribir sus propias experiencias mediante lo cual revolucionó la figura de la mujer, de la religiosa y de la mística. En un mundo en el que sólo los varones letrados tenían autoridad, se convirtió en maestra de espiritualidad, de gobierno y en escritora. Pese a la oposición de las altas autoridades eclesiásticas y monárquicas, la vigilancia de la Inquisición y el encono de mujeres que se encontraban en su misma condición social y económica, se convirtió en la fundadora y cabeza de un movimiento reformista para un arquetipo de vida en mujeres y varones.
Su experiencia como escritora y mística, manifiestan su vida religiosa como un espacio de creatividad, de crecimiento personal y construcción de su propia identidad. Logró conjuntar ese “obedecer” con su voz interior que la llevó a emprender tareas y un proyecto propio. Transgredió las formas establecidas para una mujer y una monja, fabricando un modelo que posteriormente fue seguido, con diversos matices, por otras monjas.

¿Qué objetos reúne la muestra?
La exposición está organizada en tres partes. La primera, dedicada a la Orden del Carmen, contexto de la vida y obra teresiana. La segunda, está concentrada en Teresa de Jesús, su vida y su quehacer como escritora, como fundadora, como monja, como ejecutora de proyectos, y como mística, sin olvidar a figuras importantes con quienes tuvo trato para lograr sus objetivos. La última parte habla de Teresa en Puebla, con el corolario de su patronazgo sobre esta ciudad.
La muestra reúne más de 40 objetos entre pintura, escultura, libros y objetos diversos, especialmente de los siglos XVII y XVIII, provenientes de museos del INAH como El Carmen, el Castillo de Chapultepec, el Museo Regional de Puebla, el Exconvento de Santa Mónica, el Exconvento de Huejotzingo. Destaca la presencia de piezas pertenecientes  a los antiguos monasterios carmelitas poblanos: el de San José y Santa Teresa y el de Nuestra Señora de la Soledad y San José, así como de la parroquia de Atlixco y de la Catedral de Puebla. El Museo Casa de Alfeñique y la Biblioteca Palafoxiana contribuyen con obra de sus acervos.

¿Qué importancia tiene la figura de Santa Teresa de Jesús en la ciudad de Puebla?
La santa de Ávila se convirtió en la quinta entidad sagrada que los angelopolitanos adoptaron para la protección de la ciudad, después de San Miguel, San José, Santa Bárbara y la Purísima Concepción. El siete de julio de 1628, el Ayuntamiento de Puebla aceptaba la propuesta de los frailes carmelitas para que la fiesta de Santa Teresa de Jesús se decretara a perpetuidad como día de guardar obligatorio. Con ello culminaba una década en la cual la figura de Teresa de Ávila se integró al ciclo devocional de esta ciudad, consolidando su papel como patrona y protectora de Puebla. La devoción que la santa suscitó entre los angelopolitanos permitió sostener el patronazgo a pesar de las impugnaciones ocurridas en España por los partidarios del patrocinio único de Santiago Apóstol. En la ciudad de Puebla hubo tres casas herederas de la obra teresiana, un convento de frailes y dos monasterios de monjas; el convento de Nuestra Señora de los Remedios y los monasterios de Santa Teresa y el de Nuestra Señora de la Soledad. Sumado a ellos, en la diócesis de Puebla se erigieron los conventos carmelitas de Atlixco, Orizaba y Tehuacán.

 

INAH

Facebook