La fe sin obras y sin ir llegadas al valor de los merecimientos de Jesucristo, Bien nuestro, ¿qué valor puede tener ni quién nos despertará a amar a ese Señor? (M. II, 1-12.)

La fe sin obras y sin ir llegadas al valor de los merecimientos de Jesucristo, Bien nuestro, ¿qué valor puede tener ni quién nos despertará a amar a ese Señor? (M. II, 1-12.)

Escrito en: sep 04, 2014

​La fe sin obras y sin ir llegadas al valor de los merecimientos de Jesucristo, Bien nuestro, ¿qué valor puede tener ni quién nos despertará a amar a ese Señor? ​(M. II, 1-12.)

Facebook