Cathleen Medwick: “La Santa nos ofrece un modo de vivir la vida mucho más rica y satisfactoria”

Cathleen Medwick: “La Santa nos ofrece un modo de vivir la vida mucho más rica y satisfactoria”

Escrito en: nov 11, 2014

libro stj

Entrevistamos a Cathleen Medwick, autora de un fascinante retrato “Teresa de Jesús, una mujer extraordinaria”, una biografía que nos presenta a una santa Teresa más compleja y a la vez más accesible, gracias a esta biografía podemos entender por qué sus escritos son un hito del pensamiento místico moderno.
Teresa de Jesús. Una mujer extraordinaria. ¿Qué podemos descubrir sobre la vida y la personalidad de la Santa en tu libro?

Espero  que Santa Teresa se vea como una fiel devota en mi libro, una mujer que usaba su corazón generoso y su prodigioso CathleenMedwickintelecto para perfeccionarse a sí misma y a su orden. No solo quería hacer el trabajo que comprendió que Dios quería que hiciera; sino que fue capaz de hacerlo de manera estratégica y sensata –incluso podría llamarse como una emprendedora espiritual–. Esto era evidente incluso durante su infancia, cuando persuadió a su hermano mayor para que buscaran el martirio, para encontrar el camino hacia el Cielo. ¿Qué objetivo podría ser más pragmático? A veces se le muestra como una mujer muy emocional, pero los detalles de su vida muestran todo lo contrario: rara vez dejaba que sus sentimientos se apoderaran de ella y nunca por mucho tiempo.

¿Qué cualidades crees que convierten a la Santa a una mujer extraordinaria? Tal como aparece en la versión en español de tu libro.

Pienso que siempre fue extraordinaria, pero –como casi siempre pasa en la vida– le tomó un poco de tiempo desarrollar sus talentos al máximo. Tuvo que superar sus dudas y los deseos mundanos (sin mencionar los malos consejos de aquellos confesores que intentaron frenarla), antes de entender cuáles eran sus habilidades y darles el mejor uso posible. Para así llegar a lo que ella llamó (durante su edad mediana) “determinación determinada”, y transformar no sólo su propia vida, sino la vida de los que la rodeaban, algo que sólo una mujer extraordinaria tendría el valor de hacer.

portada TERESA DE JESuSSanta Teresa de Jesús fue una mujer luchadora y culta que fue autora de muchos trabajos literarios, que la hicieron una distinguida representante de la Edad de Oro de la literatura española. ¿En qué facetas de la personalidad de la Santa harías énfasis? ¿Qué texto de la Santa consideras más relevante?

Todo gran escritor tiene una voz distintiva y la voz de la Santa es franca –llena de calidez, sentido común, un excelente sentido del humor–, y se encuentra en cada uno de sus textos, aunque hayan transcurrido cinco siglos. Esto es asombroso, especialmente para una mujer de su época, donde la voz de las mujeres era ahogada por costumbre. Tenía una rara habilidad de comunicarse claramente, con gracia y sin ser pretenciosa: llegando a convertir ideas complicadas en temas del día a día, y para que los demás se dieran cuenta que en los temas cotidianos está presente el divino. Podía encontrar a Dios en ollas y sartenes, o en los espacios recónditos del alma. Yo diría que Las Moradas es el texto más relevante para los lectores contemporáneos, en parte por la belleza y la claridad de su visión mística; por otro lado, por sus excavaciones psicológicas constantes.

 ¿Por qué los textos de la Santa son considerados un hito en la filosofía mística moderna? ¿En qué medida crees que su trabajo contiene valores atemporales que pueden ser aplicados en nuestra sociedad actual? ¿Está vivo el legado de Santa Teresa en estos días?

En sus escritos Santa Teresa es capaz de describir las experiencias místicas como parte natural de la vida. Su uso de la metáfora –por ejemplo, el alma como un jardín, cultivado por el amor de Dios– es hábil y elocuente, pero también puede ser sencillo, en el mejor sentido de la palabra. Además, puede ser deslumbrante. Cuando ella describe el alma como un castillo hecho de cristal, invita al lector a descubrir a Dios reconociendo sus imperfecciones humanas, para luego ir más lejos que estas. Su misticismo práctico resuena en estos días, cuando muchas personas –religiosas o no– están buscando un modo de reconciliar sus aspiraciones espirituales con las exigencias y tentaciones del día a día. La Santa nos ofrece un modo de vivir la vida mucho más rica y satisfactoria. Santa Teresa reconoció fácilmente su propia naturaleza humana imperfecta; y, paradójicamente, es esta profunda humildad lo que la hace parecer más sublime.

 

Facebook