La iconografía de la Virgen del Carmen

La iconografía de la Virgen del Carmen

Escrito en: jul 16, 2014

Virgen del carmen procesionEn la Virgen del Carmen contemplamos tres imágenes o facetas. La  Virgen del Carmen propiamente dicha que es la visión que de la Virgen tienen los Carmelitas, a la que contemplan como la madre y hermana, modelo de su vida de
consagración a Dios, viviendo en obsequio de Jesucristo, de dedicación a la escucha de la palabra de Dios, la oración y al servicio a la Iglesia,  y a cuyo honor consagran  su  existencia.VCarmen7
La Orden del Carmen se ha sentido siempre protegida y amparada por la Virgen, de hecho la fiesta del 16 de julio, nacida en la segunda mitad del siglo XIV, recuerda la protección y ayuda recibida de la Virgen María en momentos difíciles de su historia.
En segundo lugar está la Virgen del Escapulario, que es la versión popular de la Virgen del Carmen y que hace referencia a la protección de la Virgen en la  vida y en la hora de la muerta. Ella es la que “en la vida protege, en la muerte ayuda,  después de la muerte salva”, en la medida que nos muestra al que es la Salvación Jesucristo, hijo de Dios, a quien ella, colaborando siempre con Dios, dio a luz como hombre.
El Escapulario es un símbolo de la protección de la Madre de Dios y un signo de la consagración de los fieles a Virgen, signo que nos compromete a vivir con sinceridad las exigencias dCarmelo Filipinas 2e la consagración bautismal, fuente y origen de todas las demás consagraciones de la vida cristiana.
Los seres humanos tenemos necesidad de signos o símbolos que nos ayuden a comprender y vivir la propia realidad, que nos ayuden a tomar conciencia de nuestra pertenencia a un grupo o que expresen nuestras creencias, las ideas que nos motivan e impulsan en la vida.
Finalmente, la Virgen del Carmen evoca a la Estrella del mar, la Virgen marinera. El símbolo de la estrella aplicado a la Virgen viene de la Edad Media, en el siglo IX el monje Pascasio Ratberto  presentaba a la Virgen como estrella del mar que guía el camino hacia Cristo, y, en el mundo cluniacense, Pedro el Venerable se refería a la Virgen como esperanza de los siglos,  estrella radiante de la mañana, y San Bernardo, pedía, en medio de las tentaciones y de las tristeza,  mira  a la estrella e invoca a María.
Con el tiempo el símbolo de la estrella del mar, fue  escogido por la gente del mar para expresar su devoción a la Virgen a la que invocan y por la que se sienten protegidos en sus singladuras marinas.

 

 

 

Facebook