Lecturas con las hijas de Teresa. Carmelitas Descalzas de Albacete

Lecturas con las hijas de Teresa. Carmelitas Descalzas de Albacete

Escrito en: sep 19, 2014

manuscritos-santa-teresa
“Dióseme a entender cuán bien empleada es esta guerra y contienda por tal premio, y parecióme tenía lástima el Señor de los que vivimos en este mundo; mas que no pensase yo me tenía olvidada, que jamás me dejaría, más que era menester que hiciese yo lo que es en mí”.
(Vida 39, 20)
Mucho se ha hablado últimamente al hilo de la exhortación del Papa, sobre la misericordia; en este bellísimo texto, nos muestra la Sta. Madre, las entrañas más exquisitamente misericordiosas del Señor, donde muestra lástima de nuestras guerras y contiendas en este mundo, asegurándonos que en ellas no nos deja. “Con un tal amigo al lado” todo es posible. Es luz en la tiniebla, fuerza en la debilidad, descanso en la fatiga.
Esta certeza de que no nos olvida, aún cuando nosotros le olvidamos tan fácilmente, es fuente de esperanza.
Con todo, “era menester que hiciese yo lo que es en mí”. Él, que nos hace prácticamente la costa, no renuncia a nuestra colaboración. ¡Ah grandeza y finura del Amor! Para que la obra sea de los dos; para que el hombre pueda libremente escoger el amor y con ello parecerse a EL…
Gracias Sta. Madre, porque nos trasmitiste estas palabras, dichas a ti, pero que Cristo nos las dice de alguna manera a todos, pues que no es aceptador de personas. Gracias porque te dejaste cautivar por Él hasta el punto de que Él se cautivó de ti. Gracias, Señor, pues que has querido que por este medio llegaran a nosotros. Abre nuestra mente y nuestro corazón a esta tiernísimas promesas tuyas y enciéndenos en deseos de comunicarlas a los demás. Amén.
Carmelitas Descalzas de Albacete

Facebook