Los Amigos Fuertes de Dios

Los Amigos Fuertes de Dios

Escrito en: nov 11, 2014

blog-6-1024x682Por Amaya Álvarez. A veces hay personas que dejan tal impronta en un lugar que cuando llegas, aunque no estén, las sientes en muchísimas cosas.

Es el caso del Padre Atanasio Márquez, en Córdoba, Argentina, al que no he llegado a conocer ya que ahora vive en España, sin embargo son muchas las personas que me han hablado de él y el legado visible que ha dejado a su paso.

Entre las iniciativas que tomó estando aquí están, la rehabilitación de la bella iglesia del Carmen, la Navidad para los Solos y Solas, sin dejar de lado los Amigos Fuertes de Dios.

El padre Atanasio es un hombre al que, como he comentado, no conozco personalmente pero si a través de sus obras y puedo adivinar en él una enorme calidad humana. La Navidad para Solos y Solas se celebra cada año los 24 de diciembre tras la Misa del Gallo. Y es como su propio nombre indica una celebración para aquellos que no tienen familia, o esta no está cerca, para que no pasen tan señalada festividad solos. A día de hoy más de 1000 personas participan de esta fiesta.

Pero de quienes me gustaría hablar de verdad es de mis nuevos amigos argentinos. Son los Amigos Fuertes de Dios. Y de nuevo su nombre es su mejor definición, son un grupo de amigos, entre los cuales no hay jerarquías ni diferencias. Eso sí, existen normas, la principal, amarse, cuidarse y ayudarse ¿Pero qué hace este grupo tan especial? Personas especiales. Hombres y mujeres con discapacidad psíquica, que no anula en absoluto si no más bien al contrario su capacidad de amar y de querer compartir vivencias.

Unos 10 monitores, otras tantas madres y más de 50 amigos conforman este grupo que se reúne cada sábado para realizar infinidad de actividades, ahora mismo están preparando un coro y un teatro para esta navidad, la semana pasada se repartieron los papeles y el próximo sábado comenzarán con los ensayos. Pero dependiendo de benefactores y subvenciones estatales hacen muchísimas más actividades: viajes, excursiones, charlas, van al cine, hacen artesanía… Los amigos Fuertes de Dios no se aburren nunca. Ah! Y siempre meriendan, me explican que nunca les falta algo que picotear y  me cuentan que esperan con ilusión el sábado para reunirse y que las vacaciones se hacen muy largas sin los encuentros semanales.

Los monitores increíblemente respetuosos sólo coordinan un poco a este grupo de amigos al que le encanta divertirse y charlar. Después todos juntos van a misa.

Me invitaron conocerles y hacerles una entrevista, era un representación testimonial del grupo, pero fueron los que pudieron venir al no ser sábado, algunos directamente del colegio. Y comenzamos, todos sentados, respondiendo por turnos a mis preguntas y hablándome del proyecto, pero al final, ya de pié y entre caricias y abrazos hicimos lo que hacen los amigos, hablar de la vida, de fútbol, de cosas que les interesan y aquellas que les preocupan. Dándome consejos de los lugares que no podía perderme en Córdoba y riéndonos juntos, así de ese modo no tuvieron que explicarme más que hacen los Amigos Fuertes de Dios, durante un ratito pude formar parte de ellos.

Como saben que regreso a España me han mandado un misión, debo saludar al padre Anastasio de su parte, que les fundó en 1985, algunos de los miembros fundadores siguen viniendo puntualmente, casi 30 años después y fueron muy insistentes, quieren que le lleve todo su cariño.

¡Haré lo posible!

Desde aquí un fuerte abrazo a mis amigos argentinos, los Amigo Fuertes de Dios.

Amaya

Facebook