No podía persuadirme a tener renta, y ya que algunas veces me tenían convencida, en tornando a la oración y mirando a Cristo en la Cruz tan pobre y desnudo no podía poner a paciencia ser rica. (V. 35-3.)

No podía persuadirme a tener renta, y ya que algunas veces me tenían convencida, en tornando a la oración y mirando a Cristo en la Cruz tan pobre y desnudo no podía poner a paciencia ser rica. (V. 35-3.)

Escrito en: sep 04, 2014

No podía persuadirme a tener renta, y ya que algunas veces me tenían convencida, en tornando a la oración y mirando a Cristo en la Cruz tan pobre y desnudo no podía poner a paciencia ser rica. ​(V. 35-3.)

Facebook