Nuestros bulliciosos movimientos cesan acordándose que determinadamente pusieron su voluntad en la de Dios, tomando por medio sujetarse a quien en su lugar toman. (F. P. 1.)

Nuestros bulliciosos movimientos cesan acordándose que determinadamente pusieron su voluntad en la de Dios, tomando por medio sujetarse a quien en su lugar toman. (F. P. 1.)

Escrito en: sep 04, 2014

Nuestros bulliciosos movimientos cesan acordándose que determinadamente pusieron su voluntad en la de Dios, tomando por medio sujetarse a quien en su lugar toman. (F. P. 1.)

Facebook