Santa Teresa

Orden del Carmelo Descalzo

Escrito en: may 06, 2014

Los Carmelitas nacieron, a finales del siglo XII,  un grupo indefinidos no bien conocido de laicos, peregrinos y cruzados cansados de la guerra se retiraron a la montaña del Carmelo. Adoptaron un estilo de vida eremítico, en auge por aquel entonces, como oposición y reforma al movimiento monástico. Estos primeros carmelitas dedicaron su vida a la oración y la meditación de la Palabra de Dios.

Estos primeros carmelitas, antes de estructurarse en colegio, eran ermitaños independientes que buscaban la perfección a través de la soledad, para poder tratar de luchar contra el diablo y contra todos los enemigos del hombre verdaderamente cristianos, las pasiones.

En una segunda etapa, entre los años 1206-1214, solicitaron a Alberto Avrogardo, patriarca de Jerusalén, que les dictase una fórmula de vida, una Regla por la que regirse dondese defefine el ideal carmelitano como “vivir en obsequio de Jesucristo, sirviéndole fielmente con corazón puro y buena conciencia”.

La falta de seguridad reinante en Tierra Santa provoca que, a partir de 1220, los Carmelitas comiencen su migración hacia Europa estableciéndose en: Chipre, Sicilia, Francia e Inglaterra. En 1291, con la caída de San Juan de Acre, concluye la presencia de los Carmelitas en el Monte Carmelo.

El punto de partida de la adaptación de la Orden del Carmen de sus orígenes eremíticos al esquema de vida mendicante llega con las nuevas exigencias de la vida religiosa impuesta por Inocencio IV, al permitirse a los Carmelitas fundar sus conventos en las ciudades y dedicarse a predicar y confesar al igual que los otros mendicantes. Habrá que esperar hasta el II Concilio de Lyón para que sean oficialmente considerados mendicantes, junto a los Dominicos, Franciscanos, y Ermitaños de San Agustín.

Desarrollan la devoción al profeta Elías  en su doble vertiente, como ermitaño dedicado por entero a la contemplación, y  como modelo de vida mixta en cuanto conjuga la acción y la contemplación. De igual forma desarrollan la piedad mariana que termina por identificarles como la Orden de la Virgen, siendo a partir del establecimiento en Europa cuando se generaliza el título con el que oficialmente se conoce la Orden. Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo

Aquellos carmelitas de los últimos tiempos medievales, que pretendían vivir en obsequio de Jesucristo, se caracterizaron por: La contemplación, fundamento de la vida y del apostolado del carmelita, la oración, y con ella la meditación, el recogimiento y el silencio, la ascesis, que implica la sobriedad de vida, la pobreza, que implica la vida humilde y de dependencia de los demás, el apostolado, tanto en sus iglesias como fuera de ellas.

Facebook