Sin cansarnos a buscar a donde está este santo Padre a quien pedís, le halléis dentro de vos. (C. 50-2.)

Sin cansarnos a buscar a donde está este santo Padre a quien pedís, le halléis dentro de vos. (C. 50-2.)

Escrito en: sep 03, 2014

Sin cansarnos a buscar a donde está este santo Padre a quien pedís, le halléis dentro de vos. (C. 50-2.)

Facebook