“TERESA NO NOS HABLA DE DIOS SINO DE SU EXPERIENCIA DE DIOS”

“TERESA NO NOS HABLA DE DIOS SINO DE SU EXPERIENCIA DE DIOS”

Escrito en: jul 23, 2015

Hoy se cumple un mes desde que el Padre David Alarcón, custodio del bastón durante la primera parte de la peregrinación “Camino de Luz España”, despidiese a la comitiva para volver a Granada, destino que recientemente le ha sido asignado para seguir con su labor como Carmelita Descalzo.

Desde entonces, han sido muchas las reacciones y gracias que esta aventura ha tenido en cada una de las 60 localidades por donde el bastón ha parado. Para conocer mejor las impresiones que ha generado Camino de Luz dentro de la Orden, compartimos unos minutos con el Padre David.

¿Qué ha significado para usted esta peregrinación?

La peregrinación de Camino de Luz con la reliquia del bastón de Santa Teresa de Jesús, ha sido en primer lugar un celebrar y formar parte de un acontecimiento eclesial como es el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Me ha permitido conocer la realidad de muchas diócesis españolas, así como la realidad de muchos conventos de monjas carmelitas descalzas y de frailes carmelitas descalzos. Acompañar dicha peregrinación me ha permitido ser testigo del cariño de miles de personas hacia la Santa.

¿En qué medida ha notado que esto ha sido algo relevante para las comunidades parroquiales y en definitiva para los feligreses?

En la medida en la que el bastón ha sido un “medio” para acercar a tantas personas a Cristo y a la figura de Santa Teresa de Jesús. Por si solo, cada acontecimiento ha sido relevante en cada lugar por donde hemos pasado. Cada actividad programada, bien desde la Diócesis por donde se pasaba, bien desde la parroquia o del convento ha sido por así decirlo, un animar la fe de cada persona, pues el bastón de Teresa es un símbolo que nos indica hacia dónde tenemos que poner la mirada: Cristo. Él fue el verdadero bastón de Santa Teresa y lo tiene que ser también para cada uno de nosotros.

Si pudiera señalar algún momento especial  para usted durante esta aventura. ¿Cuál sería?

Señalaría muchos la verdad. En primer lugar me gustaría señalar un acontecimiento vivido en Sevilla. Tras finalizar la celebración de la Eucaristía en el convento de las Madres Carmelitas Descalzas, una mujer se acerco la última para venerar la reliquia. Al llegar colocó su cabeza sobre el relicario y comenzó a llorar. Pedía por la salud de su hija. Eso me llamó profundamente la atención y no pude evitar emocionarme. Lloré y le pedí al Señor que intercediese por esa petición.

Otros momentos especiales han sido los vividos en las propias fundaciones que un día realizó Santa Teresa de Jesús, así como en otros monasterios posteriormente fundados. Sus hijas, las carmelitas descalzas recibían la reliquia como si entrase nuevamente la Madre Teresa. Sus ojos abiertos llenos de admiración y emoción así lo decían.

¿En qué medida ha sentido que los jóvenes se han implicado con Teresa?

Los jóvenes creo que se han implicado con Teresa desde “su propia complicidad”. Hemos pasado por muchos colegios, nueve o diez, o tal vez alguno más. En cierta medida creo que el acontecimiento les ha tenido que interpelar en cierta medida: “Tiene que ser muy importante Teresa de Jesús para celebrar sus 500 años y tiene que tener una vida muy interesante para hacer esto” me decía un joven.

He visto jóvenes interesados por Teresa, por su mensaje. Eso me ha llamado mucho la atención. Pensaba que muchos sí conocían a Teresa, pero tanto como he visto, la verdad que me ha sorprendido. Muchos jóvenes se han abierto a mí, me han contado sus ilusiones, sus proyectos, sus dudas y sus miedos. Eso es algo hermoso la verdad. Y la verdad que cada día rezo por cada uno de ellos especialmente.

¿Por qué es importante el mensaje de Teresa de Jesús hoy en día?

Sigue teniendo la frescura que tenía en su tiempo. Es más, creo que ahora mucho más. Santa Teresa de Jesús es un faro que ilumina a la vida de las personas y lo hace desde su propia experiencia de Dios, eso es lo que hace a Teresa especial y la llena de vitalidad. Trasmite una fe viva, un pensamiento crítico que nos hace reflexionar sobre nuestra sociedad, del papel y de la manera de situarnos en la Iglesia y desde la Iglesia en el mundo. Teresa no está interesada en hablarnos de Dios o de Cristo, si no de la experiencia que ella ha tenido de Dios y de Cristo. Ella no quiere hacer Teología. Tan solo quiere “engolosinarnos” como nos dice ella y que experimentemos en nosotros lo mismo que ella experimento.

¿Cuál es la principal labor, a nivel apostólico, de un Carmelita Descalzo?

A diferencia de las carmelitas descalzas que Teresa definió muy bien su labor y su hacer dentro de la Iglesia, con los carmelitas descalzos sucedió algo parecido pero con una diferencia. El carmelita descalzo tiene que estar abierto a las necesidades de la Iglesia, a aquello que le pida. Es por eso que la labor apostólica del carmelita descalzo es muy variada.

Se podría definir como el hombre que poniéndose a la escucha del Señor desde ese trato de amistad que es la oración va discerniendo las necesidades del tiempo eclesial para dar respuesta. La labor del carmelita descalzo es ser un contemplativo en la acción y hacer de la acción. Un reto contemplativo.

¿Estará presente en el Encuentro Europeo de Jóvenes en Ávila?

En un principio si estaba pensado que participase en el Encuentro Europeo de Jóvenes en Ávila, pero el hombre propone y Dios dispone. No podré estar presente, pero en cierta manera si estaré a través de pequeños trabajos que un día me encargaron. Y por supuesto con mi oración y siguiendo todo desde las redes sociales y la prensa.

¿Qué le diría a los casi 5000 jóvenes que se van a congregar allí durante los primeros días de agosto?

Queridos jóvenes que en agosto os daréis cita en Ávila para participar del Encuentro Europeo de Jóvenes, aprovechad el encuentro. Es una oportunidad única y puede ser especial si dejáis que sea especial. Aprovechad para conocer a Santa Teresa de Jesús y profundizar en su mensaje.

No tengáis miedo de contagiaros de su alegría, de su dinamismo, de su forma de ser. No tengáis miedo de ser sal y luz en la Iglesia y desde la Iglesia para nuestra sociedad como fue y sigue siendo Santa Teresa. Y sobretodo encontraros con Cristo que es la raíz y el fundamento de nuestro ser cristianos. Teresa constantemente nos invita a mirarle, miremos a Cristo y dejémonos mirar por Él. No tengáis miedo de mirarle, “es el Señor”.

Facebook