Thanksgiving. Acción de gracias

Thanksgiving. Acción de gracias

Escrito en: dic 06, 2014

Mexico-1024x682Por Amaya Álvarez.

Inicialmente, cuando se estaba perfilando la ruta de Camino de luz, una de las cosas que queríamos tratar de evitar era la llegada a EE.UU. en las fechas de Thanksgiving. Se trata de una de las fiestas nacionales más importantes, y es, sin duda, la fiesta más familiar. Desde todos los puntos del país las personas viajan para pasar ese día con sus familias alrededor de la mesa. Al día siguiente es el conocido como Black friday, en el que los principales centro comerciales, cadenas y establecimientos hacen increíbles descuentos. Por esto, es tradición que los estadounidenses aprovechen ese día para adelantar compras navideñas. Son fechas muy señaladas en las cuales es difícil que ningún tipo de celebración sea muy multitudinaria, por eso, las queríamos evitar.

Aún así, por la complejidad de este viaje, tener que organizar tantos países y tantas localidades, que nos diera tiempo a llegar a todos aquellos lugares que vamos a visitar, por salir en 15 de octubre y regresar el 28 de marzo, por una serie de cábalas del destino, llegamos a EE.UU. el 27 de octubre, exactamente el día de Thanksgiving. Aterrizamos en San Antonio, Texas.

Nada más llegar en el aeropuerto, ya había una numerosa comitiva, y eso que era la hora clave de la comida. Nos advirtieron de que no sabían cuantas personas iban a acudir a la misa posterior que, como ya sabíamos, era un día muy complicado.

El resultado fue que, en efecto, no se trató de una de las celebraciones más numerosas que hayamos podido compartir durante la peregrinación, pero si una de las más entregada y emotivas. Luego nos dimos cuenta del porqué. Thanksgiving como su propio nombre indica es la acción de dar las gracias. Y en eso se transformó también. Las personas que vinieron se sentían profundamente agradecidas por la visita de la Santa Teresa a través de su símbolo, el bastón. Y fue un momento en el que se podía respirar gratitud a todos los niveles. Se mezclaron las razones, los motivos y las maneras de dar gracias de la forma más bonita posible, sumando, uniendo.

Y después un nutrido grupo de mujeres seglares, como no podía ser de otra manera, nos invitaron a una autentica cena de Thanksgiving, con su pavo, puré, salsa de arándanos, el relleno y el gravy -que no tengo ni idea de cómo traducir- el lemon pie… y un sin fin de delicias más.

Fue un momento muy especial y un día muy sentido. Y realmente la palabra más oída fue “gracias”.

Las gracias las doy yo en este caso, a los padres Carmelitas que organizaron la visita y todos los actos, aún en fechas tan señaladas, a las seglares que dejaron a sus familias para convertirse en la nuestra y que pudiéramos celebrar esta fiesta maravillosamente rodeados, y esta vez quiero hacer otro agradecimiento muy especial… ,que mejor que hoy, tras el día de acción de gracias.

Quiero dar las gracias a mis compañeros, somos 4 los que viajamos con el bastón de la Santa Fundadora y es un verdadero placer ver lo fácil que lo hacen todo, como nos apoyamos, como cuando alguno esta cansado, inmediatamente los otros meten el hombro. Como ya tras mes y medio con sólo mirarnos ya sabemos como está el otro y por tener la mejor actitud del mundo y sonreír ante las dificultades.

Gracias Cristina, Pablo y Padre Antonio, por las muchas horas pasadas ¡Y las que nos quedan por pasar!

 

Facebook