Todo el punto está en que se le demos (el palacio de nuestra alma) por suyo con toda determinación y le desembaracemos para que pueda poner y quitar como en cosa propia. (C. 48-4.)

Todo el punto está en que se le demos (el palacio de nuestra alma) por suyo con toda determinación y le desembaracemos para que pueda poner y quitar como en cosa propia. (C. 48-4.)

Escrito en: sep 03, 2014

Todo el punto está en que se le demos (el palacio de nuestra alma) por suyo con toda determinación y le desembaracemos para que pueda poner y quitar como en cosa propia.  (C. 48-4.)

Facebook