Un momento inolvidable

Un momento inolvidable

Escrito en: oct 19, 2014

IMG_8300-1024x682Camino de Luz ya echó a andar, nos encontramos en Nossa Senhora de Aparecida, en el estado de Sao Paulo, Brasil. Este es el más importante  lugar de peregrinación de Brasil y según nos cuentan Nossa Senhra de Aparecida es su patrona, también la primera parada de esta ruta, donde nos encontramos con un cálido recibimiento lleno de amor y alegría. Con muchísima gente muy joven, un coro al que acompañaba toda la comitiva en sus cantos y enormes sonrisas.

Hoy, ya día 17,  en unas horas tendrá lugar una solemne misa. Y aprovecho para escribir mientras los demás duermen, ya que el jet lag me ha sacado de la cama. Fuera se escucha el piar de infinidad de pájaros ¡Estamos en Brasil!

Sin embargo no quiero dejar de escribir  sobre un momento, muy especial, bueno varios. Este proyecto desde su inicio ha sido para mi muy emocionante, pero si existe un momento que me ha marcado en toda esta experiencia hasta ahora fue el martes 14 de octubre, en las vísperas de la gran celebración que tendría lugar al día siguiente.

Tras unas hermosas palabrasd el P. Emilio (Vicario General de la ORden del Carmelo Descalzo), el P. Saverio (Prepósito General de la Orden del Carmelo Descalzo) nos impuso la Cruz , símbolo del Carmelo ante una enorme comitiva de Frailes de todas partes del mundo y feligreses, para luego bendecirnos. Ese instante, en el cual me impuso la cruz para mi define el comienzo de Camino de luz, y es un símbolo de cómo junto a nosotros, 4 peregrinos, está toda la orden del Carmelo y como en nosotros han depositado una enorme cantidad de ilusión y esperanza. Ser parte del grupo de personas que llevan por el mundo el bastón original de Santa Teresa, un símbolo tan importante y que despierta tanta pasión es una sensación que me cuesta mucho describir con palabras.  Es una alegría inmensa pero una gran responsabilidad también.

Por ello voy a tratar de explicarlo a través de momentos vividos. El día 15 de Octubre, durante la festividad de la Santa, en la gran misa que tuvo lugar en Ávila, se nos dedicó una oración. Sentir como en una plaza miles de personas rezan por el éxito este increíble proyecto, te llena de fuerza y seguridad. Formar parte de la procesión y ver como niños, padres, abuelos y el pueblo de Ávila en general, se vuelca y te saluda, nuevamente te llena de energía. Te llevas un poquito de cada uno y eso se siente.

Pero cuando llegamos a CITES, justo antes de partir, entramos al comedor, ya un poco tarde, y todas las personas allí reunidas, muchas al ser un día tan importante para el Carmelo, al vernos llegar rompieron a aplaudir, a continuación todo fueron besos, abrazos, mientras nos cogían las manos, nos llenaban de buenos deseos y bendiciones. Con los ojos aguados por la emoción una persona tras otra nos quisieron brindar todo su apoyo y devoción. En ese momento, comprendí mi responsabilidad, yo soy la que va a caminar junto a mis compañeros, pero son todas estas personas las que viajan con nosotros. Este camino es más vuestro que nuestro y me comprometo a tratar de trasladar todas estas experiencias a través de esta web y no dejar nada en el tintero para que seamos todos los que viajemos juntos.

Por Santa Teresa, por todos los frailes y monjas, por los seglares y todos los fieles, por todas las personas que forman parte de esta hermosa familia Carmelita van mis pasos. Y de corazón jamás me he sentido tan acompañada en un viaje.

Gracias por confiarme esta misión.

Amaya Álvarez, técnico responsable de Camino de Luz

Facebook