Una doctora entre doctores

Una doctora entre doctores

Escrito en: feb 16, 2015

Camino de Luz Togo

Por Amaya Álvarez.

Tras 6 países en África, completamente admirada con la alegría de su gente y con la rotundidad de su paisaje, entiendo que este continente ha vivido y vive un desarrollo desigual, y un mestizaje de culturas, costumbres y religiones muy intenso, con unas fronteras que dividen y mezclan por igual. Y se hacen muy patentes los retos del futuro, el principal llegar a un equilibrio y una paz que permita la convivencia y el desarrollo económico. Quizás el continente que más tiene que luchar por su futuro, es éste en el que me encuentro.

Por todo lo anterior, me ha parecido especialmente excepcional y necesaria la actividad organizada en Togo por nuestros padres Carmelitas. En Togo la presencia de los frailes es muy reciente, sin embargo, se nota muchísimo el carácter emprendedor y vital del Padre Víctor Adzoguidi y el Padre Festus Awunyo. En muy poco tiempo están estableciendo una presencia muy fuerte con unos sólidos cimientos que garantizan un futuro esplendoroso.

En el marco del V Centenario y de nuestra llegada, el Padre Víctor organizó unas conferencias, en las que implicó a autoridades religiosas de todas las principales confesiones, incluyendo el Islam y religiones tradicionales. También reunió a políticos y conferenciantes internacionales con un único fin, el diálogo. Creo que el título expresa muy claramente el objetivo de las mismas: “Hacia la reconciliación y la paz con Santa Teresa”.

Más allá de la religión que profese cada uno, la obra de Santa Teresa es universal en su misticismo y humanidad. Se trata de algo plenamente global como es la relación con uno mismo y hacia Dios. Creando personas plenas y en paz, para crear sociedades plenas y en paz. El ser humano es el agente principal del conflicto, pero a su vez es aquel que puede llevar a cabo la reconciliación. En este debate e intercambio de experiencias, se busca el camino hacia ese entendimiento y se propone la luz del camino teresiano como una posibilidad.

Las jornadas, tres en total, fueron un éxito rotundo tanto en la asistencia como en el diálogo, dando pie a muchas conclusiones que estoy segura serán la base de una mayor apertura y un paso más en ese camino tan necesario hacia la paz.

Me gusta una frase en especial, que ahora no estoy segura si pronunció por primera vez el Padre Julio Almansa o Víctor, y que es la que utilizo para titular este blog, que resume la intención de colocar a Santa Teresa, con el símbolo del bastón, entre eruditos y especialistas. Una doctora entre doctores.

Vuelvo a felicitar desde aquí, por el trabajo realizado, la conciencia social y solidaridad, la apertura y los puentes que tienden nuestros hermanos carmelitas de Togo. Y deseándoles que todo ese esfuerzo que están poniendo en hacer las cosas “de bien en mejor” den sus frutos.

Me despido de África, y como ya viene siendo frecuente en este viaje, un cachito de mi se queda aquí, y otro cachito me lo llevo yo para siempre.

¡Hasta la próxima, Lomé!

 

Facebook